"Pondremos fin a seis años de desidia, Torremolinos va a cambiar". En estos términos se expresó Margarita del Cid tras registrar una moción de censura en el Ayuntamiento torremolinense que -si es aprobada en el Pleno- le daría el día 20 de diciembre la alcaldía al PP y la convertiría a ella en la nueva regidora de la localidad en detrimento del alcalde socialista José Ortiz. Para hacerlo posible, Del Cid ha atado el apoyo de Cs, Vox, Por Mi Pueblo y el concejal no adscrito Nicolás de Miguel. 

Del Cid aseguró que "a partir de ahora empieza un nuevo rumbo y la ciudad no será trampolín político para nadie".

"Torremolinos va a cambiar y, para ello, le pido la colaboración de los ciudadanos; todos los que han firmado esta moción de censura van a aportar su trabajo para dejar Torremolinos mucho mejor de lo que nos lo hemos encontrado", añadió del Cid.

La actual vicepresidenta de la Diputación tuvo presente que el anuncio se llevase a cabo un 2 de diciembre, la misma fecha en la que se celebraron las elecciones andaluzas de 2018 que auparon a Juanma Moreno a la Junta de Andalucía: "Las casualidades han hecho que tres años después empiece también el cambio en Torremolinos".

Del Cid comenzó su comparecencia pidiéndole a los ciudadanos de la localidad costasoleña que "estén tranquilos". "La moción de censura se presenta para que los torremolinenses ganen, para que este siga siendo un municipio líder y se puedan recuperar sus servicios públicos", aseguró.

Del Cid recalcó que la moción de censura "no va en contra de nadie" y que es la manera de reaccionar contra "los seis años de desidia, de falta de trabajo y de ausencia de una política para todos" que, a su juicio, han caracterizado la gestión del socialista José Ortiz. 

La futurible alcaldesa del PP recordó, igualmente, que se presenta al pleno del 20 de diciembre para ser alcaldesa "con la legitimidad de haber ganado las elecciones municipales".

Del Cid le reprochó al alcalde del PSOE una gestión que antepone sus intereses personales a los de los vecinos y prometió que, si es aprobada la moción de censura, "el Ayuntamiento de Torremolinos no va a ser un trampolín político para nadie".

"Todos los que apoyamos esta moción de censura vamos a trabajar por un Gobierno sólido y vamos a darle a los torremolinenses el trabajo que ha faltado en este e municipio estos últimos seis años", apuntó. 

Además de aportar los nueve ediles populares, Del Cid contará en su equipo de Gobierno con el concejal de Ciudadanos, David Obadia, y la de Por Mi Pueblo, Avelina González. Además, el edil de Vox, Antonio Sevilla, y él no adscrito Nicolás de Miguel le prestarán apoyos sin competencias de Gobierno.

Tras la intervención de Margarita del Cid, tomó la palabra el edil de Vox y actual presidente de la Gestora que rige el partido en la provincia, Antonio Sevilla, quien dijo que "uno de los objetivos de Vox es desalojar a la izquierda de las instituciones". "Vox no va a firmar parte del Equipo de Gobierno pero apoya una serie de medidas encaminadas a reducir el gasto político", indicó Sevilla. 

Vox anunció su intención de secundar la moción a condición de que el nuevo equipo de gobierno reduzca el gasto municipal en el sueldo de asesores y concejales, una medida que supondría un ahorro de casi medio millón de euros. Además, pide la bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), de la tasa de basuras y otras tasas e impuestos de titularidad municipal.

Por su parte, la edil de Por Mi Pueblo Avelina González expuso que ha apoyado la propuesta popular de una moción de censura "desde un principio" porque "la situación era muy lamentable y los intereses de los partidos políticos estaban por encima de los intereses del municipio". "Al mes de estar en el Ayuntamiento me di cuenta de que romper los puentes con el PP había sido un error", dijo González tras serle recordada por parte de los periodistas la enemistad con Margarita del Cid que le llevó a apoyar a José Ortiz. Además, en los mentideros políticos torremolinenses su cambio de postura es atribuido a una pérdida de su sintonía con el exalcalde del PP y declarado enemigo de Margarita del Cid, Pedro Fernández Montes.

El reparto del poder en el Ayuntamiento de Torremolinos estaba cogido con alfileres e incluso se había posado sobre la situación del Consistorio la lupa del Pacto Antitransfuguismo. El apoyo a Ortiz de Lucía Cuín, quien se salió de Vox e ingreso en el Gobierno de los socialistas, fue determinante tras unas elecciones municipales en la que la candidatura del PP encabezada por Margarita del Cid fue la más votada.

Los populares obtuvieron 9 concejales frente a los ocho del PSOE, que se apoyó en Cuín, los tres concejales de Adelante y la concejala de por Mi Pueblo Avelina González para gobernar. Además, también se unió a la alianza después el que fuera candidato de Cs y posteriormente edil no adscrito, Nicolás de Miguel, quien por su amistad con Albert Rivera fue candidato de Ciudadanos a lehendakari del País Vasco. Ahora, todos señalan a De Miguel cómo la persona que tiene la llave del Gobierno de Torremolinos y de la moción de censura del día 20.