Cuando habían transcurrido justo 24 horas desde que el PP registrara una moción de censura para desbancarlo, el alcalde socialista de Torremolinos, José Ortiz, analizó con más detenimiento lo sucedido y puso en tela de juicio "las verdaderas causas" por las que han cambiado de opinión tanto el edil no adscrito que abandonó Cs Nicolás de Miguel -al que vinculó a unas ideas progresistas- como el concejal de Ciudadanos David Obadia, que venía "trabajando con un espíritu constructivo".

Ortiz tuvo muy presente lo decisivo que ha resultado el viraje realizado por Nicolás de Miguel, a quien recientemente se le vinculaba en los mentideros de la ciudad a la puesta en marcha de la estructura de Más País, el partido de Íñigo Errejón. 

A Ortiz le extraña que "un concejal que se define como progresista pueda ir en contra de un gobierno progresista". 'Sus declaraciones públicas eran a favor de este Gobierno y contrarias al regreso de la derecha", manifestó sobre De Miguel, quien llegó a ser su concejal de Igualdad hasta que hace un año la sentencia del Tribunal Supremo que vetaba a los tránsfugas provocó su salida del Ejecutivo local.

El alcalde detalló que su última conversación con De Miguel se produjo "hace algo más de dos semanas" y él mantuvo "una actitud positiva y de apoyo". "En su ámbito personal, se estaba planteando participar en un proyecto político progresista; luego he intentado ponerme en contacto con él por teléfono y WhatsApp pero no lo he conseguido", expuso el alcalde 

Ortiz recordó que su Gobierno cuenta con el apoyo de todos los colectivos progresistas con los que tanto ha trabajado De Miguel y, a renglón seguido, dudó de "la verdadera razón" que le ha llevado a respaldar la moción de censura del PP 

Ortiz también llegó a preguntarle al edil de Cs, David Obadia, por "su cambio de actitud tras apoyar los presupuestos y participar de forma constructiva en muchos proyectos" del Gobierno progresista de Torremolinos.

Además, José Ortiz aseveró que la moción de censura presentada por Margarita del Cid representa "un viaje al pasado" y parte de "la foto en blanco y negro" que sus firmantes se han hecho con Vox.

"La moción representa un viaje hacia el pasado, hacia aquello que creíamos haber superado, a la deuda que se ha pagado religiosamente y ha condicionado los proyectos y obras en la ciudad,a la herencia maldita de la mala gestión del PP a las actitudes autoritarias y de imposición, de precariedad de empleo público, a los acosos que han sufrido algunos trabajadores en este Ayuntamiento cuando estuvo el PP".

Ortiz insistió en que los intereses reales que mueven a los partidos firmantes a presentar la moción de censura obedecen a cuestiones "particulares, partidistas y oportunistas". A juicio del alcalde torremolinense, el PP, Cs, Por mi Pueblo, Vox y el no adscrito Nicolás de Miguel "aprovechan está moción de censura como última baza contra un gobierno progresista, cuya gestión permitía avanzar a la ciudad". 

"Quiénes firman la moción temen que Torremolinos sea una ciudad de progreso, quieren recoger lo que se se ha sembrado e impedir que este Gobierno se consolide con los proyectos que tiene en marcha", dijo Ortiz antes de preguntarse "cómo podrá respetar las políticas de igualdad y diversidad o desarrollar las políticas sociales para las personas en situaciones más desfavorecidas un Gobierno tutelado por Vox".

El alcalde también le reprochó a sus artífices que la moción de censura "haya sido presentada cuando todavía se padecen los síntomas de una pandemia".

"Es una moción de censura contra el progreso de Torremolinos, seguiremos trabajando para ayudar a los más débiles estemos donde estemos, en el Gobierno o en la oposición", agregó Ortiz.