La alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid, ha anunciado que el equipo de gobierno llevará al próximo pleno del Ayuntamiento la reducción del impuesto conocido como plusvalía, mediante la bonificación de hasta un 95 por ciento de este impuesto cuando haya que pagarlo por ‘mortis causa’.

«Es una medida correctora que supone una bajada de un impuesto que ha generado controversia. Consideramos que hay margen para beneficiar a los torremolinenses y hemos actuado en consecuencia», ha explicado Del Cid tras mantener un encuentro de trabajo con el concejal de Hacienda, Luis Rodríguez.

Asimismo, el resto de supuestos que conllevan el pago de la plusvalía no sufrirán ninguna variación, por lo que «el tributo se reduce, en la línea de lo planteado por el Tribunal Constitucional (TC) en cuanto a la legalidad de la plusvalía».

Además, la celeridad con la que se ha adoptado esta medida «sirve para cumplir con los plazos puestos por el Estado para revisar este tributo tras su suspensión por parte del TC, después de que el Gobierno central no hubiera sido capaz de crear un mecanismo u opción tributaria complementaria ante la más que previsible sentencia por parte del citado órgano judicial».

«En Torremolinos no podemos esperar más y, siempre que se pueda, vamos a bajar los impuestos a los torremolinenses», ha dicho la alcaldesa, que ha pedido al Gobierno central «que avance en el problema de financiación que sufren los ayuntamientos y no nos utilicen como simples elementos recaudadores».

La alcaldesa ha recordado que continúa trabajando en un planteamiento económico completamente renovado para el Ayuntamiento que pone el acento en la eliminación de cualquier gasto superfluo «para que los torremolinenses no tengan que pagar ni más ni menos que lo que les corresponde, pero nunca nada que no se corresponda estrictamente con la prestación de servicios públicos».