La Policía Nacional ha detenido en la Costa del Sol a dos hombres por tener en vigor sendas órdenes de reclamación para extradición. Los arrestados son un ciudadano sueco localizado en Torremolinos y al que le constaba una Orden Europea de Detención y Entrega en su país de origen por tráfico de drogas. El segundo de los fugitivos, un británico arrestado en Marbella, tenía en vigor desde el 24 de enero una reclamación por su implicación en un delito de tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos.

La Comisaría Provincial de Málaga ha detallado que el primero, identificado como S.M.K., de 32 años, fue localizado en Torremolinos mientras un indicativo de paisano realizaba funciones de prevención de la seguridad ciudadana. Los agentes procedieron a la identificación del individuo en el aparcamiento de la cafetería de una de las gasolineras que hay en la AP-7 a la altura del kilómetro 224. Los datos facilitados por los policías a la Sala 091 revelaron que sobre esta persona constaba en vigor una OEDE procedente de Suecia por un asunto de narcotráfico cometido el pasado mes de octubre y por el que se juega siete años de prisión.

Detenido en Marbella

En Marbella, el fugitivo es C.H.T.M., un británico de 29 años que fue interceptado durante un Dispositivo de Identificación Estático Selectivo llevado a cabo por agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Comisaría Local de este municipio. El varón, que días antes fue en Estepona por su presunta relación con el tráfico de drogas, resultó nuevamente identificado en el control y los agentes comprobaron que desde el día 24 de enero de este año se había activado una orden de detención solicitada por autoridades del Reino Unido por un delito de tenencia ilícita de armas, munición y explosivos. El fugitivo, condenado a una pena inicial de cinco años y nueve meses de prisión por los delitos que le imputan en su país de origen, le restarían por cumplir dos años y nueve meses.

Ambos fugitivos ya han sido puestos a disposición de la Audiencia Nacional.