El Ayuntamiento de Benalmádena ha blindado de manera provisional los terrenos donde se asienta actualmente el parque de atracciones Tivoli World para evitar que un futuro se pueda especular con los terrenos del icónico parque de ocio de la Costa del Sol, que se encuentra cerrado desde agosto de 2020 y en concurso de acreedores, con una deuda de más de 9 millones de euros con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

El pleno del Ayuntamiento de Benalmádena ha aprobado por una amplia mayoría el expediente que ha defendido la concejal de Urbanismo, María Isabel Ruiz, con el respaldo de los grupos municipales del equipo de gobierno (PSOE e IU), el voto favorable de los grupos de la oposición PP y Cs, y la abstención de Vox.

La aprobación provisional pasa ahora a la Junta de Andalucía, para que dé su visto bueno y volverá entonces al Ayuntamiento de Benalmádena para su aprobación definitiva.

La concejal de Urbanismo ha explicado que se blindan los terrenos del parque de atracciones y se concentra toda la edificabilidad en una parcela para facilitar futuras ampliaciones o mejoras de las instalaciones, una vez que los servicios jurídicos han estudiado durante meses las alegaciones presentadas por el grupo Tremón.

La edil de Vox, Gema Carrillo, se ha mostrado contraria a la protección de los terrenos porque el POTAUM permite trasladar el parque a otro lugar del municipio donde sea más apropiado para su explotación y construir un parque más moderno de cara al futuro; y considera que blindar los terrenos actuales puede generar una responsabilidad patrimonial difícil de asumir por las arcas municipales.

Para Juan Antonio Vargas, que ejercía como portavoz de Ciudadanos en Benalmádena por última vez antes de abandonar la política para dedicarse en exclusiva a su actividad profesional, el mensaje debe ser claro: "No cabe la especulación con Tivoli, no se puede permitir que la empresa mantenga el parque cerrado, se despida a los trabajadores y dentro de unos dos o tres años una nueva empresa con otro equipo de gobierno quiera darle a los terrenos unos nuevos usos urbanísticos".

El portavoz del PP, Juan Antonio Lara, ha respaldado la iniciativa de la edil de Urbanismo por el futuro de Tivoli y del centenar de trabajadores, muchos de los cuales han seguido la sesión en el salón de plenos, una vez que han tenido la oportunidad de estudiar la documentación sobre los pormenores de la protección y las explicaciones de los técnicos y el arquitecto municipal.

La edil de Urbanismo ha defendido la protección de los terrenos frente a las reticencias de Vox sobre las posibles reclamaciones patrimoniales del grupo Tremón, propietario del parque de atracciones, "porque el Ayuntamiento tiene todo el derecho a decidir qué uso se le da a cualquier parcela del municipio".

María Isabel Ruiz ha añadido que la empresa sabe perfectamente que lo que ha adquirido es un parque de atracciones y tienen que saber que el Ayuntamiento considera que Tivoli es de interés público. "Sabemos que es una empresa privada y la pueden gestionar como quieran pero siempre que sea parque de atracciones" ha dicho la edil.

Sobre el debate entre la edil de Urbanismo y la edil de Vox planeó una hipotética expropiación del parque de atracciones a cargo del Ayuntamiento para garantizar su futuro. "A lo mejor es más rentable destinar 9 millones (la deuda del parque de atracciones) a expropiar Tivoli en vez de destinar ese dinero en ayudas a los hoteles porque abrir Tivoli significaría llenar los hoteles", se planteó el delegado de Obras, Joaquín Villazón.

Para el alcalde, Víctor Navas, la protección de los terrenos se hace con el visto bueno de los técnicos en aras del interés general del municipio, reservándose el derecho de una posible expropiación en caso de que la empresa decida no continuar con la actividad del parque de atracciones.

Navas ha vuelto a pedir la implicación de la Junta de Andalucía y del Estado para que el parque pueda abrir a corto plazo e insistió en la importancia de Tivoli para el municipio, no sólo por el centenar de personas que trabajan en sus instalaciones sino por los proveedores, los hoteles y el resto de sectores económicos de la ciudad que se benefician de que el parque de atracciones siga abierto. Por todo ello, según Navas, es necesario que se impliquen todas las administraciones.

Por otra parte, el grupo municipal de IU ha presentado una moción para instar al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía a proponer un convenio a través del cual la empresa Tremón se comprometa a la subrogación del personal y la apertura del parque de atracciones. Además, se plantea un convenio en el que la Junta rescate el 90% de la deuda de 9 millones de euros que tiene Tivoli con la Agencia tributaria y la Seguridad Social, a cambio del uso y disfrute de las instalaciones de Tivoli durante un plazo de 10 años para el desarrollo de actividades lúdicas-culturales. La moción ha contado con el apoyo de PSOE e IU, y el voto en contra de PP, Cs y Vox.

El pasado miércoles Unidas Podemos ya planteó esta iniciativa en la comisión de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local del Parlamento andaluz, que fue rechazada con los votos de PP, Cs y Vox, pese a los votos a favor de PSOE y Unidas Podemos.