Agentes de la Policía Local de Torremolinos han rescatado a un cachorro de perro que se encontraba desnutrido en una vivienda cuya cerradura había sido forzada y que se pretendía okupar.

El concejal de Seguridad de Torremolinos, Francisco Cerdán, ha informado de que se ha evitado la okupación del piso en la plaza Goya donde los presuntos asaltantes habían dejado al perro, de corta edad, para justificar que la casa era suya.

La actuación policial, desarrollada esta misma semana, se inició tras la llamada de varios vecinos del inmueble, que denunciaron que la puerta de una vivienda que llevaba tiempo vacía había sido forzada hasta el punto de quedar mal cerrada; y que se escuchaban los ladridos de un perro.

Ante tal aviso, agentes de la Unidad Lima del cuerpo policial se trasladaron a dicha vivienda, comprobando que efectivamente la cerradura de la puerta había sido forzada y que ésta había quedado entornada.

Los responsables policiales comprobaron, además, que el perro que había en el interior, de corta edad, se encontraba en una situación de malnutrición y suciedad, y no contaba con sistema de identificación por microchip ni con agua ni alimentos. El resto de la vivienda se encontraba vacía.

Ante estos hechos, los agentes trasladaron al cachorro a la protectora de animales 'Animal Domus' y presenciaron el cambio de cerradura de la vivienda acordado por la comunidad de propietarios del edificio. En la puerta de la vivienda se dejó, además, una nota informativa en la que se precisaba el cambio de la cerradura y el destino del animal, sin que hasta la fecha nadie haya reclamado a la mascota.