La intervención quirúrgica al dragón de Komodo del Bioparc de Fuengirola es la primera de Europa que se realiza a este tipo de lagartos y la segunda en el mundo después de que se operara a otra especie en Estados Unidos por cataratas en mayo de 2020.

La operación era necesaria para la supervivencia de la especie, que se encuentra en peligro grave de extinción. La intervención tenía un doble objetivo: por un lado, la mejora de la calidad de vida del dragón de Komodo, y por otra parte, la facilitación de la reproducción del animal, ya que la época de celo de estas especies es en primavera. La ceguera del dragón hacía que el animal reaccionase de manera instintiva, lo que podría provocar una pelea con la hembra a la hora de juntarlos.

Llegada del dragón a la clínica para su operación.

Reo, que así se llama el dragón, ha recuperado la vista tras una operación que duró alrededor de 20 minutos, pero fueron necesarias hasta 8 horas para poder anestesiar y despertar al animal. La operación se realizó el pasado 8 de marzo, pero ha sido esta semana cuando ha finalizado el proceso de recuperación con éxito. Jesús Recuerdo, veterinario del Bioparc, ha explicado que además de la cirugía, fue un reto el trasladar al animal y el complejo equipo técnico a la clínica Animalvisión de Málaga.

La cirugía fue llevada a cabo por Fidel Causse, que realizó una facoemulsificación, una técnica muy especializada que consiste en entrar dentro del cristalino con un dispositivo que derrite el material que produce las cataratas y después lo aspira para que deje pasar así la luz y devolver la vista al animal. "La cirugía es muy similar a la que se realiza en humanos o en otros animales", ha comentado Jesús.

Operación de cataratas a un dragón de Komodo en Bioparc

Operación de cataratas a un dragón de Komodo en Bioparc

Te puede interesar:

Ora y Reo son los dos ejemplares de dragones de Komodo del Bioparc de Fuengirola. Forman parte del Programa Europeo de Conservación "in situ" del dragón de Komodo, en el que participan 30 zoológicos. "Es el coordinador del programa quien organiza la reproducción", ha detallado el veterinario.

Reo tiene 17 años. Se le puede considerar un ejemplar casi anciano, ya que la esperanza de vida de los dragones de Komodo está entre los 20 y 22 años. El animal tiene también cataratas en otro ojo, pero desde el zoológico han decidido esperar para su intervención. Desde el Bioparc confían en que Reo pueda reproducirse con Ora ahora que se encuentra recuperado de la operación.