La Policía Nacional ha desarticulado un entramado presuntamente dedicado a la venta de sustancias estupefacientes en zonas de ocio de Torremolinos y Benalmádena. El operativo suma siete detenidos por su supuesta participación en los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Los investigadores han desarrollado registros en tres domicilios y un bar, interviniendo 450 gramos de cocaína, 115 gramos de hachís, 8.315 euros y una pistola, entre otros efectos.

La operación Pólvora, efectuada por agentes adscritos a la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría de Torremolinos-Benalmádena, se inició a partir de unas informaciones que apuntaban a la venta de cocaína y hachís en establecimientos de ocio de ambos municipios, una actividad que sería liderada por un vecino de Arroyo de la Miel con antecedentes por delitos contra la salud pública.

Los investigadores confirmaron esa distribución de sustancias estupefacientes a pequeña y mediana escala por esta persona a través de numerosas actas de incautación de droga entre los clientes de bares y establecimientos de ocio sospechosos, logrando identificar a consumidores, al líder del grupo y a sus ayudantes.

Finalmente, los agentes practicaron registros en dos viviendas, en la habitación de un hotel y en un pub, todos ellos en Benalmádena y Málaga capital. Fruto de estas diligencias, los agentes intervinieron 450 gramos de cocaína, 115 gramos de hachís, 137 gramos de sustancia de corte, 8.315 euros en efectivo, una pistola detonadora, cinco básculas de precisión, tres vehículos, además de útiles para preparar las dosis.

Los siete detenidos, seis varones y una mujer, han sido puestos a disposición de la autoridad judicial. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 5 de Torremolinos.