El Ayuntamiento de Fuengirola ha empezado a baldear sus calles y a regar las zonas verdes públicas con agua no potable. El objetivo de esta iniciativa, según la alcaldesa, Ana Mula, «es la optimización del agua ante sus escasez».

La concesionaria del servicio de suministro de agua municipal, Gestagua, ha instalado un equipo de bombeo para extraer agua de una antigua captación de agua no apta para consumo humano y poderla destinar a usos municipales, como la carga de las cubas de baldeo de calles del servicio de limpieza, las de riego de jardines y los camiones de limpieza del alcantarillado del servicio de aguas, entre otros.

Esta actuación ha consistido en la rehabilitación del habitáculo soterrado de la antigua captación, donde se ha instalado el equipo de bombeo, la ejecución de la obra civil para la instalación de conducciones de agua y canalizaciones eléctricas, el cableado hasta el punto de suministro y la construcción de la caseta para el alojamiento del cuadro eléctrico. En ella también se aloja un novedoso sistema de control mediante tarjetas, así como la adquisición del software y la licencia de este sistema.

El coste de estas actuaciones, que asciende a 25.000 euros, ha sido asumido por Gestagua, que también se encargará de la conservación y mantenimiento de todo el sistema, así como de la programación y supervisión del sistema de control, «sin que suponga ningún coste para el Ayuntamiento».