El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha visitado las instalaciones del centro Yusuf Hamied de Estudios e Investigación y todo el complejo de Cudeca, ubicado en Benalmádena, junto con la gerente directora-médico de la fundación, Mª Luisa Martín Roselló, y el subgerente y director financiero, Rafael Olalla.

Salado ha agradecido la labor de la fundación, que tiene una "forma muy especial de cuidar" a las personas en situación de enfermedad avanzada y terminal, y ha destacado la importancia de la formación especializada en este ámbito. Además, ha mostrado el apoyo de la Diputación a Cudeca, que se materializa en diversas colaboraciones y en actuaciones como la creación de los premios Joan Hunt, un galardón con el que cada años se rendirá homenaje a la fundadora de la fundación y que reconocerá la importante contribución de la población extranjera al progreso y desarrollo social, económico y cultural de la provincia.

Salado ha visitado el Centro de Investigación de Cudeca. L.O.

El edificio, inaugurado a finales de abril, se construyó y equipó gracias a la donación del doctor Yusuf Hamied. Es el primero dedicado a la formación de profesionales sociosanitarios de todos los niveles para la mejora en la calidad asistencial en los cuidados paliativos, así como para desarrollar modelos innovadores de intervención e investigación.

Las acciones formativas que se desarrollarán en este espacio, siguiendo los principios y la filosofía de los cuidados integrales que Cudeca viene desarrollando desde hace 30 años, ayudarán a su vez a financiar la actividad de la Fundación Cudeca y permitirán que la atención pueda llegar a más pacientes.

El edificio dispone de espacios para cubrir todos los servicios propios de su tarea formadora y de investigación. De hecho, no existe ningún otro espacio en España que cubra estas necesidades en un espacio que integre también la labor asistencial. La planta baja está equipada con despachos, workcenter, biblioteca, zona de estudio y concentración, amplias terrazas.

La primera planta cuenta con sala de reuniones, cinco aulas de diferentes tamaños, zona vending y cocina. Estas aulas están separadas por mamparas móviles que insonorizan el espacio con la posibilidad de convertir el espacio en una única aula grande con capacidad para 100 personas o cinco de diferentes tamaños, con capacidades para entre 60 y 15 personas. Cuenta además con un espacio de simulación clínica específico, y un espacio diseñado para los equipos de traducción simultánea.

Y la segunda planta, con jardines para esparcimiento de los alumnos y parking propio, albergará un auditorio de hasta 150 personas que se construirá en los próximos meses.