Kiosco

La Opinión de Málaga

Parques y Jardines

Benalmádena tira la casa por la ventana y se lanza al cuidado de las zonas verdes

El Ayuntamiento dispara el gasto y destina un contrato específico para el Parque de la Paloma; otra para zonas rústicas, otro para el resto de zonas verdes y otro aparte para parques infantiles

El Parque de la Paloma tendrá un presupuesto específico al ser el referente en el municipio. L.O.

El Ayuntamiento de Benalmádena ha dado un golpe encima de la mesa y se ha lanzado a la recuperación de las zonas verdes. Si algo nos ha enseñado la pandemia de coronavirus es a valorar los espacios abiertos y las zonas de esparcimiento al aire libre. Por ello, el equipo de gobierno que dirige Víctor Navas ha incrementado de manera exponencial las partidas destinadas al mantenimiento de los parques y jardines del municipio.

No en vano, hace unos días la revista estadounidense 'International Living' clasificaba a Benalmádena como el mejor lugar de España para retirarse y vivir.

Y para que lo siga siendo, el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas; y el concejal de Medio Ambiente, Joaquín Villazón, han firmado hoy un nuevo contrato de mantenimiento de parques y jardines con FCC, que recoge un notable incremento de la partidas económicas, y entrará en vigor el próximo 1 de junio.

"Hoy firmamos dos de los tres lotes del nuevo contrato de mantenimiento de parques y jardines para los próximos años, que duplicará la inversión del Ayuntamiento para la mejora de la calidad de las zonas verdes municipales de Benalmádena", ha anunciado el alcalde.

Navas ha recordado que al llegar a la Alcaldía en 2015 se encontraron "un contrato de parques y jardines que recortaba un coste anual de 2,7 millones de euros a 1,8 millones: hubo que hacer encaje de bolillos para, con 800.000 euros menos de gasto anual, hacer frente al mantenimiento de estas zonas verdes".

Por eso, ahora, una vez saneadas las cuentas, apuestan por duplicar la inversión destinada a este fin: "De los 2.072.000 euros anuales del contrato anterior (204.000 euros para el parque de la Paloma y 1.868.198 euros para el resto de zonas verdes) pasamos a un mantenimiento anual de 4.415.000 euros, lo que supone un incremento del 213%", ha detallado el alcalde.

De esta manera, Benalmádena va a destinar más de 500.000 euros a jardinería rústica, que incluye parques como el de Casablanca o la red de senderos; 200.000 euros al mantenimiento de parques infantiles; va a incrementar el gasto anual en el mantenimiento del parque de La Paloma de 204.000 a 577.946 euros; y el mantenimiento del resto de zonas verdes municipales, pasará de 1,8 millones euros a 3,1 millones de euros al año.

El edil de Medio Ambiente, Joaquín Villazón, ha explicado que antes tenían un único pliego para todas las labores de parques y jardines, pero ahora lo han desglosado en diversos contratos.

Uno de los contratos está dedicado exclusivamente al parque de la Paloma. Inaugurado en 1995, abarca una superficie de más de 200.000 metros cuadrados y cuenta con un lago artificial, caminos adoquinados, zonas recreativas, aseos y establecimientos de restauración rodeados por jardines y zonas de descanso. Es decir, con todo lo necesario para pasar un agradable día con la familia o con amigos. "Es uno de los espacios más emblemáticos del municipio, y requiere un especial cuidado: por eso, la inversión que dedicaremos al mantenimiento de este parque se ha incrementado un 183%", ha detallado el concejal Joaquín Villazón.

En el resto de zonas verdes municipales, el nuevo contrato supondrá una subida del 68%, ha añadido. Y el cuidado y mantenimiento de los parques infantiles tienen su propio contrato pues requieren un mantenimiento específico, garantizando la seguridad de todos los juegos.

"De esta forma, la inversión para el mantenimiento de parques y jardines se incrementa el doble respecto al contrato anterior: entendemos que en un municipio turístico como Benalmádena las zonas verdes suponen un aspecto fundamental", ha añadido Villazón.

Compartir el artículo

stats