Bioparc Fuengirola está de enhorabuena tras comprobar cómo han comenzado a salir de los cascarones los primeros polluelos de flamenco de la temporada.

Hace unas semanas, los responsables del parque anunciaban la nidificación y puesta de más de una decena de huevos por parte de los flamencos rosa y enanos que viven en sus instalaciones.

El proceso ha durado varias semanas y ha sido posible gracias al equipo de Zoología, que asume la labor de acondicionamiento de la playa en la que habitan los flamencos para simular un cenagal de agua salobre. Además, se les garantiza que tengan a su disposición barro y arcilla suficiente para construir sus altos nidos a medida que realizaban la incubación.

"Durante todo el proceso de incubación, el manejo ha sido muy similar al previamente realizado. Se siguen manteniendo los niveles de humedad en la zona de nidos o salinidad, y se minimiza la limpieza para no crear estrés en la colonia de flamencos. Dejamos que todo siga su curso natural", explica Antonio Garrucho, responsable de Zoología y coordinador de aves de Bioparc Fuengirola.

Estos días están naciendo los primeros pollos de flamenco en Bioparc Fuengirola. L.O.

Un mes después de las primeras puestas, los polluelos de flamencos han comenzado a salir de sus cascarones. De momento, ya son cuatro los que han aparecido entre los plumajes de los progenitores con un plumón grisáceo que nada tiene que ver con el característico color rosa de los adultos.

Una eclosión de hasta 48 horas

Estos pequeños flamencos comienzan a picar el huevo muy poco a poco, hasta romperlo de forma definitiva. Se trata de una eclosión larga que suele durar unas cuarenta y ocho horas, proceso que provoca la extenuación de los pequeños por el esfuerzo realizado. "Los polluelos salen del cascarón débiles y esto les hace consumir rápidamente el vitelo, ingiriendo los nutrientes que necesitan en esos casi dos días de eclosión", señala Garrucho.

Una vez fuera, la madre asumirá su alimentación. Primero, generando una sustancia hiperproteica que comúnmente se conoce como ‘leche de buche’ y regurgitándola desde esta zona hasta el pico del pequeño; para más tarde seguir nutriéndolo con una regurgitación directa de lo que comen estos adultos.

Los polluelos se mantendrán en el nido de tres a cuatro días, en algunos casos incluso una semana. Cuando llega el momento de abandonarlo, inician una ruta de exploración por la colonia de flamencos. "Curiosean la zona como si de una excursión se tratara y a la que se van sumando el resto de los polluelos. Una especie de guardería un poco más separados de los adultos".

Los pollos de flamenco estarán una semana en el nido. L.O.

ADN: único procedimiento para confirmar el sexo de los flamencos

Con un plumón grisáceo, los polluelos de flamenco nacen midiendo unos 20 centímetros de altura, un tamaño que en menos de un mes llegará al metro. Este seguirá con un plumaje grisáceo que no alcanzará el característico tono rosa de los adultos hasta los cuatro o cinco años.

Durante todo este tiempo y hasta alcanzar la madurez reproductiva, irá cambiando no solo el color de las plumas, sino el de sus patas. Su estatura también sirve de orientación a veterinarios y cuidadores para sospechar la juventud del ave, además de su sexo. La hembra suele tener un tamaño menor que los machos, aunque no es un aspecto determinante.

Para saber el sexo de cada uno, el único método seguro es el análisis del ADN. "Estamos frente a una especie en la que, en ocasiones, se da un solapamiento en el tamaño. Algo que habitualmente distingue a machos y hembras, con los flamencos no nos vale. Incluso las medidas de anillamiento no aseguran el sexo del animal", explica Garrucho.

Bioparc Fuengirola espera ver nacer nuevos polluelos de flamenco hasta inicios del mes de julio. Durante estas semanas, el equipo de veterinarios y cuidadores confía en que la incubación del flamenco enano haya sido exitosa y, por primera vez desde que el parque alberga esta especie, todo el proceso se culmine con éxito.