La empresa pública de aguas Acosol, dependiente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, acaba de informar de que ya está reparada la tubería de impulsión de la EBAR (Estación de Bombeo de Aguas Residuales) que había sufrido una rotura el pasado lunes, debido a su antigüedad, lo que obligó a prohibir el baño en las playas de Arroyo de la Miel y Malapesquera.

Acosol informa de que los equipos operativos de la empresa pública resolvieron la avería el martes a las 14.30 horas y, tras confirmar en el día de hoy la estanqueidad de la conducción, aseguran que el sistema de depuración de las aguas residuales de la depuradora de Arroyo de la Miel vuelve a funcionar con normalidad.

El Ayuntamiento de Benalmádena está pendiente de recibir los resultados de la analítica sobre el estado de las aguas de baño de las playas para proceder a su reapertura. "Esta misma mañana hemos realizado otra toma de muestras y en cuanto estén los resultados, si se demuestra que no hay riesgo para el baño, procederemos a su reapertura", han informado fuentes municipales.