La Policía Local del municipio malagueño de Torremolinos ha detenido a dos hermanos por agredirse mutuamente durante una pelea. Los agentes fueron informados de que se estaba produciendo una reyerta entre dos personas en al vía pública.

Así, al llegar al lugar de los hechos observaron a dos individuos agrediéndose mutuamente y al percatarse de la presencia policial, uno de ellos huyó y se metió en el interior de su vivienda, mientras que el otro se quedó en la calle junto a la que se supo que era la madre de ambos. Este último mostraba sangre en los dedos, en las piernas y un corte en la ceja izquierda.

La madre manifestó a los agentes que no es la primera vez que esto ocurría pero que en ese día habían estado en la playa consumiendo alcohol y que al llegar a la casa que todos comparten discutieron y se agredieron con puñetazos, mostrándose asustada por la agresividad de su hijo del que manifiesta que muchas veces ha intentado autolesionarse.

El hermano que estaba en la calle confirmó lo declarado por su madre y explicó que durante la pelea su hermano cogió un cuchillo de cocina por lo que tuvo que salir huyendo del domicilio, siendo seguido por su hermano que continuó agrediéndole en la calle, según han indicado en un comunicado desde el Ayuntamiento.

Mientras tomaban declaración a madre e hijo, el hermano que estaba dentro de la vivienda empezó a insultar a los policías y les echó agua con una manguera tras lo cual los agentes, con ayuda de la madre, accedieron al interior del inmueble observando en la puerta el cuchillo anteriormente mencionado y localizando finalmente al hombre que estaba en la segunda planta del domicilio cuyo interior estaba dañado y lleno de sangre.

Al ver a los agentes, el hombre se abalanzó sobre ellos desnudo y con sangre por el cuerpo intentando agredirles con puñetazos y patadas, momento en el cual los policías procedieron a la reducción del mismo mediante el uso de la fuerza mínima indispensable.

Tras informarle de los derechos que le asisten y conseguirle algo de ropa, procedieron a su detención mientras él manifestaba que las lesiones que presentaba habían sido realizadas por su hermano, motivo por el cual también se procedió a la detención del hermano que estaba en la calle, siendo ambos trasladados a un centro médico para elaborar un parte de lesiones.

En dependencias policiales los agentes verificaron los datos de los detenidos, constatando que el sujeto que se encontraba en el interior de la vivienda contaba con una orden en vigor de búsqueda y detención por lesiones emitida por el juzgado de lo penal número 1 de Melilla.