El delegado territorial de Desarrollo Educativo y Formación Profesional y de Universidad, Investigación e Innovación en Málaga, Miguel Briones, visitó ayer martes Benahavís para mantener una reunión con el alcalde de la localidad, José Antonio Mena, con el fin de abordar la mejora de la infraestructura educativa del municipio.

El CEIP Daidín de Benahavís es el único colegio público del municipio y fue inaugurado en 1993 para acoger alrededor de 150 alumnos. Con el aumento progresivo de unidades, la falta de espacio se ha ido acentuando con los años, sin que gobiernos anteriores hayan hecho nada para paliar esta situación.

Por ello, ambas administraciones acordaron la inmediata cesión de uso de unos parques que se sitúan junto al colegio como zona de recreo y uso deportivo durante el periodo lectivo.

Además, se han comprometido a sufragar conjuntamente la construcción de un nuevo CEIP de tres líneas (C3) y un instituto de dos líneas (D2) en una parcela fuera del casco urbano.

Se trata de un proyecto ambicioso para el que se destinará un presupuesto global estimado de diez millones de euros, con edificios modernos, accesibles y respetuosos con el medio ambiente, que no solo darán cobertura a las necesidades de escolarización en el propio municipio, sino también de toda el área comarcal.