Un ejemplar de paloma coronada occidental, la más grande del mundo y catalogada por la UICN como vulnerable, ha nacido en el zoológico Bioparc de Fuengirola, uno de los tres centros que alberga esta especie de ave columbiforme en España.

Actualmente hay registradas más de 370 especies de palomas y la coronada occidental, con su denso plumaje gris azulado y su cresta grande, se encuentra a la cabeza de la clasificación en cuanto a tamaño, ya que puede alcanzar una longitud de setenta centímetros y superar los dos kilos y medio de peso, ha informado este jueves Bioparc en un comunicado.

El veinte por ciento de la población total de este tipo de ave que se encuentra en zoológicos europeos está en el parque de Fuengirola, donde pasean a diario seis ejemplares, a los que ahora se suma la recién nacida cría.

“Tienen hábitos terrestres y poca capacidad de vuelo; solo hacen pequeños intentos cuando se suben a construir sus nidos o para evitar predadores”

“Tienen hábitos terrestres y poca capacidad de vuelo; solo hacen pequeños intentos cuando se suben a construir sus nidos o para evitar predadores”, destaca el responsable de Zoología y coordinador de Aves de Bioparc Fuengirola, Antonio Garrucho.

“Estamos frente a un ave nidícola que, durante sus primeras semanas de vida, depende totalmente de los padres”, ha señalado Garrucho, que ha precisado que es “un trabajo que los progenitores asumen al cincuenta por ciento”.

Tras un periodo de incubación de entre 28 y 30 días, el polluelo de coronada occidental ha eclosionado en un nido en el que permanecerá junto a los padres cerca de un mes en el aviario del zoológico.

“La cría necesita de ellos incluso tras saltar del nido, a pesar de que poco a poco empezará a ingerir alimento por sí sola”, ha explicado el coordinador de Aves.

La coronada occidental es endémica de Papúa Occidental, una provincia de Indonesia localizada en la parte occidental de la isla de Papúa Nueva Guinea, y esta situación endémica y la fragilidad del ecosistema en el que habita son algunas de las amenazas a las que se expone la especie.

“La exclusividad de Nueva Guinea es increíble y esto hace que especies como la paloma coronada sea una reliquia de la zona”, destaca Garrudo, que ha añadido que en este espacio “convive con las otras especies de Coronada, también endémicas de la isla”.