La Policía Nacional ha detenido en Benalmádena a un fugitivo letón buscado en su país por crear documentos falsos de gran calidad, actividad que siguió desarrollando en la Costa del Sol. En la operación ha sido arrestada su pareja, que al parecer colaboraba activamente con él, y se han realizado dos registros, uno en el inmueble que utilizaban como vivienda y otro en el apartamento en el que prófugo había creado un taller para desarrollar su actividad.

En este último han sido localizados ordenadores, impresoras, prensas, planchas, moldes y todo tipo de útiles y precursores para confeccionar documentos falsos de altísima calidad. También han intervenido alrededor de 100 documentos falsos de diversos tipos y nacionalidades listos para ser enviados, una importante cantidad de dinero en efectivo y una máscara de látex que se encuentra en estudio, ya que los investigadores creen que la finalidad de la misma sería su utilización para eludir los controles biométricos-faciales en las fronteras. La autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de los dos arrestados acusados como presuntos responsables de los delitos de falsedad documental y pertenencia a grupo criminal.

La careta intervenida.

Investigación en Letonia

La operación se inició el pasado mes de junio, cuando las autoridades de Letonia comunicaron a las españolas las sospechas de que un importante experto falsificador podría haberse trasladado a España, concretamente en la Costa del Sol. "Se le considera uno de los mayores expertos falsificadores a nivel europeo en soportes documentales y había protagonizado una espectacular huida de su país durante un registro, momento desde el que se le perdió la pista", han explicado. Con una Orden Europea de Detención y Entrega lanzada por Letonia, la Policía Nacional ubicó al sospechoso en Benalmádena, estableciéndose un dispositivo de vigilancia para comprobar si únicamente se ocultaba o si además continuaba realizando la actividad ilícita. Los investigadores no tardaron en obtener amplios indicios sobre la segunda opción, ya que los seguimientos llevaron a los agentes hasta una segunda vivienda.

Con la autorización del Juzgado de Instrucción número 4 de Torremolinos, la Policía Nacional procedió a la entrada y registro tanto en su domicilio como en el taller. "No es nada habitual encontrar un laboratorio de este nivel de especialización, con un instrumental tan sofisticado y dirigido por un prófugo internacional", han explicado antes de añadir que el hecho de haber encontrado una importante cantidad de dinero en metálico y una gran cantidad de documentos indica que el nivel de actividad del falsificador. "Tampoco casual que se hubiera establecido en la Costa del Sol, lugar estratégico de comunicaciones y muy cerca de una de las ciudades mejor conectadas a nivel internacional", han añadido.