El Ayuntamiento de Torremolinos ha aprobado hoy de manera inicial en sesión extraordinaria los presupuestos para 2023, que superan los 107 millones de euros. Las cuentas priorizan la limpieza, la seguridad y el mantenimiento, incluyen una bajada de impuestos, refuerzan las política sociales y dan pie a la construcción de nuevos equipamientos, según informa el equipo de gobierno.

Los presupuestos han salido adelante con el voto a favor de PP, Ciudadanos, Vox y los concejales no adscritos Nicolás de Miguel y Avelina González; mientras que Unidas Podemos ha basado su voto en contra en que "estas cuentas generarán más deudas y es una oportunidad perdida", y el PSOE en que suponen "una paralización de la proyección de Torremolinos".

El portavoz del equipo de gobierno, Luis Rodríguez, ha destacado que "por primera vez en muchos años Torremolinos tendrá un presupuesto para el nuevo año en tiempo y forma".

La alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid, ha hecho referencia a que "las nuevas cuentas dan pie a la construcción de nuevos equipamientos en todos los distritos a la vez que se refuerzan las políticas sociales y se ganan nuevos espacios para el uso ciudadano".

Proyectos

Los presupuestos se han visto condicionados por una serie de proyectos que dependen de fondos Edusi y que, a pesar de tener un plazo amplio de ejecución, no se habían acometido con celeridad. Es el caso del centro social comunitario o la reforma de la plaza de San Miguel, que tienen que estar ejecutados y en funcionamiento antes de diciembre de 2023. De no ser así, Torremolinos perdería más de seis millones de euros en subvenciones. Ambos proyectos se encuentran en proceso de licitación, por lo que las obras podrán comenzar, como muy tarde, en enero de 2023.

Otro proyecto importante que también se encuentra en licitación es la reforma del resto de la plaza de la Nogalera cuyas obras empezarán a ejecutarse, en una primera fase, a principios de 2023, para ampliarla e integrarla con las calles de su entorno.

Asimismo, se ejecutarán nuevas pistas polideportivas y se instalarán once nuevos parques infantiles en todos los distritos del municipio, recuperando los de la playa.

El equipo de gobierno quiere implantar una zona de bajas emisiones y cambiar las luminarias del municipio, de forma progresiva, por otras tipo LED, ante el elevado precio de la energía.

En 2023 seguirá avanzando el proyecto del pabellón deportivo de la zona de El Pinillo, así como la restauración de la zona de la Cañada del Lobo, un sendero llamado a convertirse en el gran nexo de unión entre la Gran Senda y la Senda Litoral.

La mejora del campo de fútbol del Pozuelo 2, en ejecución desde hace unos días, y que a buen seguro vendrá bien para el Juventud de Torremolinos en Segunda RFEF; y también a los más de 400 niños que forman parte de la cantera.

En el nuevo año se seguirá avanzando en el saneamiento en la Cañada de los Cardos, una actuación que continúa a buen ritmo. También con el nuevo presupuesto se seguirá trabajando en el embellecimiento de la ciudad, y en breve se iniciarán las obras de la calle Molino de la Bóveda, en pleno corazón del Calvario, con un presupuesto que alcanza los 120.000 euros.

Además, en el nuevo año se generará otro espacio ciudadano que va a revitalizar y embellecer el Calvario como nunca antes.

Bajada de impuestos

El presupuesto incluye una bajada de impuestos a los ciudadanos. En concreto, un 20% menos en la tasa de basura, lo que conlleva un ahorro para el bolsillo de los vecinos de 2,8 millones de euros. Y el resto de tasas e impuestos municipales se queda igual, así como los dos millones de euros que se dedican a las ayudas a la ciudadanía.

Las cuentas de 2023 reflejan un aumento en limpieza de más de 650.000 euros. Este aumento, que ya en 2022 fue destacado respecto a las cuentas anteriores, supone la adquisición de nueva y mejor maquinaria y la mejora en las labores de limpieza.

En cuanto a mantenimiento, a través de Servicios Técnicos y Parques y Jardines, se ha mantenido la apuesta presupuestaria de 2022, destacada respecto a 2021. Esto ha permitido comprar una nueva plataforma elevadora o una máquina quita tocones. Labores que se ven reforzadas a través de Samset, fundamental en tareas de mantenimiento y de organización de eventos; Aselimsa, encargada de la limpieza de los colegios; y el Vivero, un ejemplo de lo que debe ser un centro especial de empleo.

En cuanto a la seguridad, se ha aumentado la partida hasta en más de 200.000 euros hasta alcanzar los 1,68 millones de euros entre Policía Local, Bomberos, seguridad y tráfico.

En cuanto a otras cuestiones destacables de este presupuesto, en materia de turismo se han contemplando avances en materia de destino inteligente y sostenibilidad, con fondos propios y también reflejados en la subvención que se ha solicitado a tal efecto, y en materia de playas se ha iniciado la demolición de las antiguas torres, que dará pie a la instalación de nuevas torres de vigilancia.

Políticas sociales

En cuanto a las políticas sociales, se mantiene el presupuesto, que asciende a más de seis millones de euros, entre los que destaca los más de 3,3 millones que se destinan a la ayuda a domicilio. O el presupuesto destinado a la tercera edad, que en 2022 ha supuesto un salto cualitativo respecto a las políticas dirigidas a los mayores del municipio.

En Igualdad y atención a la familia y a la mujer, se ha incrementado el presupuesto en un 50%, subrayando el compromiso del equipo de gobierno con esta cuestión capital.

En Cultura, el presupuesto seguirá favoreciendo la recuperación espacios culturales esenciales en la historia e iconografía de esta ciudad como la Casa de los Navajas. O la apuesta por revitalizar espacios y servicios como los asociados al Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso; como es la Universidad Popular de Torremolinos, así como la Escuela Municipal de Música, que cumple veinte años con una imagen renovada y con un equipo de profesores y alumnos que dan fe de esta apuesta decidida por mejorar la vida cultural y artística de la ciudad.

En materia de deportes, el presupuesto asciende a más de 2,7 millones de euros, entre los que se incluye una partida de 120.000 euros para la reforma del techo del pabellón del San Francisco de Asís.