La Policía Nacional ha desarticulado una organización que operaba entre la Costa del Sol y la Costa Tropical procesando y enviando grandes cantidades de marihuana hacia el norte de Europa. Los investigadores han desmantelado dos plantaciones que estaban conectadas ilegalmente a la red eléctrica y han sido detenidos cinco hombres de entre 25 y 51 años, tres de ellos en Mijas, de los que cuatro que han ingresado en prisión por orden judicial, según la Policía.

La red llevaba a cabo una «gestión integral» del tráfico de drogas, ya que sus actividades incluían desde la localización y alquiler de cortijos y casas rústicas en lugares aislados de la Costa Tropical granadina, hasta la transformación, almacenaje y envío hacia el norte de Europa de la marihuana ya procesada. Sus integrantes, residentes en urbanizaciones de lujo de Mijas-Costa, utilizaban vehículos alquilados con documentación falsificada para dificultar su localización y para desarrollar las plantaciones, adquiriendo el material necesario en diversos polígonos industriales cercanos a la capital malagueña.

La investigación comenzó en marzo, cuando agentes de la Comisaría de Motril captaron información sobre la existencia de una plantación en el interior de una nave industrial de una pequeña localidad de la costa granadina. Las pesquisas confluyeron con otra investigación que llevaba a cabo la Comisaría de Fuengirola, por lo que se optó por una actuación conjunta.

Dos plantaciones

Los agentes llegaron en mayo a una primera plantación en la Costa Tropical que contaba con habitaciones dedicadas al desarrollo y floración de las plantas, y de otras piezas para su germinación, se incautaron de más de 450 plantas y detuvieron al propietario de la nave. A principios de noviembre hallaron una segunda plantación en un piso de la costa granadina, donde intervinieron 130 plantas de marihuana y detuvieron a otro hombre.

Finalmente, en varios domicilios de Mijas-Costa fueron arrestados otros tres hombres, todos ellos integrantes de la organización investigada. A los detenidos se les imputan los presuntos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico.