Bioparc Fuengirolaha celebrado la puesta de uno de los reptiles más bellos del mundo, el varano azul. Tres huevos permanecen en una incubación controlada por el equipo de Herpetología, un proceso que se prevé que dure hasta finales de enero, momento en el que tendrá lugar la eclosión de las crías.

En la actualidad, el objetivo final de los nuevos zoológicos es ayudar a preservar la fauna del mundo. Bioparc Fuengirola "es muy consciente de esta importante función" y la reciente puesta de este reptil "da buena muestra del empeño que el parque malagueño pone en ello". El varano azul (Varanus macraei) habita en la isla de Batanta (Indonesia), de no más de 450 kilómetros cuadrados.

Fue descubierto por un importador de reptiles alemán y descrito como nueva especie en 2001. En 2014 fue evaluado por la UICN y, desde entonces, está catalogado como 'En Peligro' en su Lista Roja de Especies Amenazadas.

Esta última puesta ha hecho que, una vez más, Bioparc Fuengirola logre reproducir con éxito el varano azul y se posicione como el único centro de conservación en España que logra reproducir esta especie.

Milagros Robledo, responsable de Herpetología de Bioparc Fuengirola, ha valorado que "actualmente contamos con dos grupos reproductores y esta puesta pertenece a una de las primeras hembras nacidas en nuestro parque. Si todo sale bien, estos tres huevos se convertirían en la tercera generación de varanos azules que logramos sacar adelante".

Incubación

La incubación controlada requiere una recreación completa de cómo sería este proceso en el hábitat natural de la especie a la que pertenecen los huevos, por lo que el equipo de Herpetología reproduce las posibles estaciones que puedan darse en este periodo. En mitad de la incubación, los cuidadores realizan el cambio de condiciones ambientales originales, a los que puedan darse en una estación seca.

"Sustituimos el sustrato inicial en el que depositamos los huevos en la incubadora por uno con menos humedad. De esta forma, simulamos un entorno en el que se dan pocas lluvias, haciendo que el huevo comience a endurecerse, siendo más sencillo para las crías romperlo llegado el momento de la eclosión".

La puesta se realiza con unos huevos de tamaño pequeño que van creciendo a medida que pasan las semanas hasta alcanzar su tamaño definitivo; un aumento paralelo al crecimiento de los reptiles en el interior de los huevos.

"En las primeras semanas, al mirar los huevos con el ovoscopio parece que están vacíos. A medida que avanza la incubación ya podemos observar las venas que se va formando junto al embrión. Llegará un momento en el que en estas revisiones no veamos nada y eso será porque los pequeños comienzan a ocupar todo el huevo", ha señalado.

Una vez llegado el momento de la eclosión, estos varanos azulen cuenta con un peculiar y diminuto cuerno al final de su hocico conocido como 'diente de huevo', una pequeña protuberancia craneal usada por las crías para romper la cáscara del huevo. Con esta especie de diente, los pequeños reptiles rasgan o rompen el cascaron para abrirse camino al exterior. Una vez cumplida su función, el diente es reabsorbido y desaparece.

Una vez en el exterior, rápidamente adquieren sus hábitos arborícolas y viven de forma independe a sus padres. Alcanzarán la madurez sexual alrededor de los cuatro o cinco años y su tamaño podrá superar el metro de longitud.

Actualmente y según los últimos datos de estos reptiles en libertad, los Varanus macraei han desaparecido prácticamente de su hábitat natural debido a la caza ilegal. Frente a esta situación, instituciones como la EAZA ya plantean la creación de Programa de Especies en Peligro (EEP) para conservar a esta especie.