El Ayuntamiento de Torremolinos ha llevado a cabo desde enero y hasta el 30 de octubre la poda de 6.300 árboles, una cifra que supone un incremento notable con respecto al año anterior.

Las actuaciones se han llevado a cabo en un total de 150 calles de la localidad, unas tareas de poda que han afectado a 4.500 frondosas y 1.800 palmeras de unas 90 especies diferentes.

"Se ha incrementado considerablemente los trabajos de poda en el municipio respecto al 2021, unas tareas necesarias debido a la importante masa arbórea con la que cuenta el municipio. Unos trabajos que permiten hacer compatible la necesaria presencia de los árboles con el paso habitual de los ciudadanos por las calles", ha indicado el concejal de Parques y Jardines, Ramón Alcaide.

Además, en los primeros 10 meses del año se ha trabajado en el mantenimiento de los sistemas de riego de todo el municipio, con nuevas instalaciones además de la mejoras específicas que se han llevado a cabo en los sistemas de riego del Jardín Botánico Molino de Inca con la incorporación de nuevos motores.

Otro dato destacado, que deja ver el incremento de actuaciones del área de Parques y Jardines es la reducción en la rotación del corte de césped. Así, se han llevado a cabo rotaciones cada 21 días en más de 100.000 metros cuadrados de césped de todo el municipio.

Por otra parte, se han trasplantado 20 ejemplares que han sido adecuados a otros enclaves de la localidad y se han concedido más de 60 autorizaciones de poda y 34 autorizaciones de apeos, entre árboles secos y palmeras infectadas por el picudo rojo en comunidades de propietarios y particulares.

Además, durante este tiempo se ha mantenido un control fitosanitario ecológico con la suelta de insectos para el control de plagas en arbolado con productos inocuos, concretamente para la eliminación de la plaga de los ficus y el tratamiento para la procesionaria en los pinos.

"En Torremolinos contamos con miles de palmeras que necesitan de un especial cuidado y mantenimiento con actuaciones que van desde la poda habitual hasta el tratamiento de los ejemplares para evitar que se vean afectados por la especie invasora del picudo rojo", ha apuntado Alcaide.

Los trabajos de desbroce también han centrado en buena medida el día a día e los operarios de la delegación de Parques y Jardines con actuaciones que han servido para limpiar y adecentar diferentes puntos del municipio que presentaban hierbas altas o secas.