La playa de La Carihuela de Torremolinos cuenta ya con dos nuevas torres de vigilancia de madera que han sido instaladas recientemente en la zona del litoral cercana al límite con la localidad de Benalmádena.

La ubicación de estas dos infraestructuras de vigilancia ha sido escogida por ser la zona del litoral torremolinense que presenta un mayor número de inicidencias debido a la presencia de corrientes. Con estas dos nuevas torres son ya tres los elementos de control y vigilancia con los que cuenta esta zona de baño de Torremolinos, la colindante con el municipio vecino de Benalmádena, ha indicado el Consistorio en un comunicado.

La colocación de estas dos nuevas torres ha sido posible tras la subvención de 14.000 euros otorgada por parte de la Junta al Ayuntamiento de Torremolinos y que obligaba a la instalación de las nuevas infraestructuras de vigilancia antes de final de año.

El coste total de estos nuevos elementos de control y prevención ha sido de 15.715 euros por lo que el Consistorio tan sólo ha tenido que aportar 1.715 euros.

Por último, desde el Ayuntamiento han añadido que "este pasado verano, pese a la masiva presencia de bañistas, no hubo que lamentar ningún fallecimiento en las playas de Torremolinos que contaron con un amplio dispositivo de salvamento con el trabajo y la coordinación de socorristas, auxiliares de playa, Protección Civil y Policía Local, además de la labor de Servicios Operativos y Litosa".