El Ayuntamiento de Torremolinos aprobó ayer de forma definitiva en un pleno extraordinario los presupuestos para 2023, unas cuentas que superan los 107 millones de euros y que «priorizan la limpieza, la seguridad y el mantenimiento». «Unas cuentas que suponen una bajada de impuestos, refuerzan las política sociales y dan pie a la construcción de nuevos equipamientos», valoraron.

Los presupuestos han salido adelante, tras ser desestimadas las alegaciones del PSOE y de una asociación de Torremolinos, con el voto a favor de PP, Ciudadanos, Vox y los concejales no adscritos Nicolás de Miguel y Avelina González; mientras que Unidas Podemos y PSOE votaron en contra en una sesión plenaria que contó con la ausencia de la concejala no adscrita Lucía Cuín y el edil del PSOE, César Carrasco.

El portavoz del equipo de gobierno, Luis Rodríguez, destacó que «por primera vez en ocho años Torremolinos tendrá un presupuesto para el nuevo año en tiempo y forma». La alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid, hizo referencia a que «las nuevas cuentas dan pie a la construcción de nuevos equipamientos en todos los distritos a la vez que se refuerzan las políticas sociales y se ganan nuevos espacios para el uso ciudadano».

Estas cuentas dan continuidad a aquellos proyectos iniciados por el equipo de gobierno, diferentes inversiones que se van a ejecutar en 2023. Los presupuestos se han visto condicionados por una serie de proyectos que dependen de fondos Edusi y que, a pesar de tener un plazo amplio de ejecución, no se habían acometido con celeridad. Es el caso del centro social comunitario o la reforma de la plaza de San Miguel, que tienen que estar ejecutados y en funcionamiento antes de diciembre de 2023. En caso contrario, si eso no fuera así, Torremolinos perdería más de seis millones de euros en subvenciones.

Otro proyecto importante que también se encuentra en licitación es la reforma del resto de la plaza de la Nogalera en la que aún no se ha actuado, y que empezarán a ejecutarse, en una primera fase, en los primeros compases de 2023, con el objetivo de «convertirla en un espacio ciudadano de primer nivel, ampliado y mejor integrado con las calles de su entorno».