Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un punto de venta de cocaína y han detenido a un hombre como presunto implicado en un delito de tráfico de drogas.

El investigado, que se desplazaba en una motocicleta para distribuir la droga, también la suministraba en su domicilio. Mayormente, su negocio radicaba en el Arroyo de la Miel, en Benalmádena, y en zonas de ocio de Torremolinos.

En el registro practicado han resultado intervenidas 34 dosis de cocaína, 1.260 euros en efectivo, un vehículo, dos teléfonos móviles y una báscula de precisión entre otros efectos, han informado desde la Policía Nacional en un comunicado.

Esta operación contra el tráfico de drogas --al menudeo-- se inició a primeros de diciembre, a partir de una información recibida sobre un vecino de Benalmádena, que siempre se desplazaría en una motocicleta y se estaría dedicando a la venta y distribución de dosis de estupefaciente.

Las diligencias de investigación permitieron ubicar la vivienda e identificar a su ocupante, un conocido traficante que ya había sido detenido en otras ocasiones. Esta persona disponía de un alto nivel de vida que hace suponer a los agentes que todo ello era resultado de los beneficios obtenidos con la venta de la droga.

Según las pesquisas, el investigado llevaba a cabo la comercialización de la droga, especialmente monodosis de cocaína, bien desde su vivienda ubicada en Benalmádena o bien desplazándose en una motocicleta a otras zonas de ocio de Torremolinos.

Durante la investigación, los agentes realizaron varias actas de aprehensión de droga entre los compradores que vinieron a confirmar las sospechas iniciales. Algunos de los toxicómanos que acudían al domicilio a comprar las dosis la consumían nada más salir de la vivienda, generando una gran alarma social entre los vecinos.

Finalmente, los agentes culminaron este operativo con la detención del principal investigado y la práctica de un registro en la vivienda con la autorización del Juzgado de Instrucción 3 de Torremolinos.