Crímenes en Torremolinos

Marco reconoce que mató a Paula y emparedó el cadáver de Sibora

El ciudadano italiano envía una carta al juzgado instructor, en la que reconoce el asesinato de su expareja en La Carihuela y que emparedó a la joven italo-albanesa, cuyo cadáver fue localizado por la Policía Nacional tras un armario construido ad hoc y dentro de una caja llena de cal, en la que también había un cuchillo con restos de sangre

Asesinada a cuchilladas una joven de 28 años en La Carihuela, en Torremolinos

Así fue el asesinato de Paula en La Carihuela

Localizan emparedado el cuerpo de Sibora Gagani, desaparecida en Torremolinos en 2014

Marco: "Sibora está enterrada en el ático donde viví con ella"

El falso tabique de un ático de Torremolinos donde Marco ocultó el cuerpo de Sibora Gagani

ATLAS

EFE

Marco R., el ciudadano italiano presunto autor de la muerte de su expareja Paula de 28 años y de la joven italo-albanesa Sibora Gagani en Málaga ha reconocido por carta que mató a la primera y ha asegurado que emparedó el cadáver de la segunda, pero que no le causó la muerte.

El presunto asesino ha remitido una carta al juzgado instructor en el que asegura que quiere confesar el crimen de Paula el pasado mes de mayo y contar todo lo ocurrido porque desde que entró en prisión ha tenido "un acercamiento muy grande con Dios y está totalmente arrepentido", según han informado a EFE fuentes cercanas al caso.

El ciudadano italiano ha asegurado que va a confesar este martes los hechos ante el juez y, al igual que ha escrito en la misiva, quiere relatar cómo ocurrieron los hechos.

Respecto al crimen de Paula mantiene que hubo una pelea previa entre los dos y que tras un forcejeo la agarró por el cuello y la tiró al suelo, que ella gritó socorro pero que intentaba agredirle y la mató, aunque no recuerda nada más, solo que entró en pánico y huyó.

Sobre el crimen de Sibora, joven con la que había mantenido una relación y que desapareció en 2014, insiste en que no fue el responsable de su muerte pero reconoce que ocultó su cadáver (que apareció envuelto en bolsas y dentro de una caja de madera tras una doble pared en junio pasado), por lo que mantiene que está arrepentido "por hacer algo tan asqueroso".