19 de julio de 2010
19.07.2010

Maruja Torres: «La Selección demostró que España y Cataluña deben estar unidas»

Entrevista a la periodista y columnista Maruja Torres, ganadora de los premios Planeta y Nadal

17.07.2010 | 07:00
Maruja Torres

Franca y directa en sus declaraciones. Así es la periodista y columnista Maruja Torres (Barcelona, 1943) quien considera que la codicia ha podrido al periodismo. «Yo no estoy en contra del dinero, estoy en contra de lo que se hace sólo por dinero», recalcó la ganadora de los premios Planeta y Nadal.

¿Son muy distintas la Maruja Torres mediática y la Maruja Torres en su vida privada?
Uno nunca es sólo uno sino muchos. Yo tengo una parte más solitaria, de escribir libros y de ir sola a los sitios y sentarme a pensar. Pero tengo que salir de vez en cuando para alimentarme. Entonces, creo que una cosa complementa a la otra muy bien: si no te alimentas de los demás estás muy solo, y si no te quedas solo para pensar no tienes nada que ofrecer.

Sin embargo, siempre se ha caracterizado por no morderse la lengua. ¿Nunca se inhibe con sus opiniones?
Me inhibo muchísimo, sobre todo por piedad y caridad. Es decir, soy menos dura de lo que podría ser si no tuviera compasión y si no tuviera sentido del humor, que suaviza mucho las cosas. Tampoco me gusta ir juzgando y cargándome a la gente, pero creo que hay cosas que sí hay que decirlas y no tiene que ver tanto con el querer hacer daño como con querer decir la verdad.

¿Y no le importa la polémica que pueda traer el ser tan franca? Le han llegado a llamar «nazi»...
Pero quienes me lo llaman son los nazis, no tengo la menor duda.

Tampoco oculta sus aversiones y no duda en decir que es antisionista, por ejemplo. ¿Qué más antis siente Maruja Torres?
No me preocupo en hacer lista sobre mis antis. Yo digo las cosas a mi manera y al que no le guste que se vaya. La antihipocresía sí que la siento, no me gusta la gente que miente ni la gente hipócrita.

Ahora tan sólo escribe columnas. ¿Echa de menos sus labores de reportera?
Sí, siempre. Pero no lo echo de menos cotidianamente, aunque es una parte de mí que ya no está y que estoy muy contenta de haberla vivido en la época en la que se podían hacer reportajes estupendos y publicar cada semana.

Usted se muestra crítica con gran parte del periodismo actual, que es sensacionalista. ¿El dinero ha podrido al periodismo?
Más que el dinero, la codicia. Yo no estoy en contra del dinero, estoy en contra de lo que se hace sólo por dinero. El periodismo es un servicio público para que la gente lo lea y se informe. Si eso te da dinero, estupendo. Pero si lo que quieres es buscar dinero por encima de todo, acabarás haciendo lo que a la gente le guste, pero la gente no tiene por qué tener la última palabra. Con el listón cada vez más bajo es muy fácil hacer dinero rápido, pero también es algo mucho más efímero.

Pero también cree que quien es millonario en el periodismo, seguramente es que no sea honesto. ¿Se puede ser millonario y honesto a la vez?

Supongo que sí. Yo he conocido a alguno. Lo que pasa que nunca sabes qué hizo en el pasado [risas]. Supongo que sí. Puede ser que hayan estado jugando a la lotería y ganando...

¿Qué le parece la polémica que levantó el romance de Carbonero con Casillas durante el Mundial?
¡Qué suerte estar enamorados y trabajar los dos en un acontecimiento como este Mundial! Qué buen recuerdo para el día de mañana... Esto es lo que tiene que pensar cualquiera que sea normal. A mí, que se metan con Sara Carbonero porque está con Casillas... Me parece tan irrelevante...

Bueno, pero España ganó el Mundial, que es una buena noticia...

Sobre todo porque fue un muy buen campeonato, con muy buen rollo y porque los chiquitines se enfrentaron a esas bestias centroeuropeas y, sin embargo, salieron adelante. Me encantó también la actitud de Vicente del Bosque. Además todo se solapó mucho con la manifestación de Cataluña y al final lo que se vio es que ni Cataluña puede estar sin España ni España sin Cataluña. De qué tonterías estamos hablando sobre separarnos cuando lo que necesitamos es juntarnos. Los chicos nos dieron una lección magnífica, siendo cada uno de su tierra pero siendo al mismo tiempo todos de lo mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA Gay Talese perfila las vidas de los 'boomers' del Verrazano-Narrows mientras celebra un momento histórico de Nueva York


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Para morir iguales', de Rafael Reig


ADEMÁS: El porqué de lo perdido | Funerales en Occitania | Los mandamientos del blues | Juan M. Pereira: como un personaje de Verne


Enlaces recomendados: Premios Cine