21 de marzo de 2011
21.03.2011
Escritor y asesor de empresas de Málaga

Antonio Montes: "El velatorio de pueblo se está perdiendo"

El autor de Montejaque presenta por toda España su obra sobre la muerte "El grito", que ganó el Café Gijón de Novela

21.03.2011 | 06:00
Imagen de archivo de Antonio Montes.

Hasta hace no demasiado Antonio Montes (Montejaque, 1980) se jactaba, con sorna, de ser «el único asesor de empresas de Marbella que no está en la cárcel». Colgaba sus relatos en algunos foros online y se presentaba a concursos literarios: «De vez en cuando me premian en alguno», dijo una vez. Pero el 22 de septiembre del año pasado todo cambió para el malagueño: uno de los galardones con más solera del panorama nacional, el Café Gijón de Novela, premió su texto El grito.

Entonces, el joven economista se unió a una selecta lista de premiados formada por, entre otras, Ana María Matute o Carmen Martín Gaite. En estos días Montes presenta por toda España su libro, «una novela claustrofóbica que transcurre en un espacio muy corto de tiempo, durante un velatorio en un pueblo muy pequeño», revela el escritor, quien añade: «...Y tiene un final sorprendente».

Su novela El grito transcurre en un velatorio en un pueblo. Extraño escenario, ¿no cree usted?
La muerte llama mucho la atención y lo que pasa momentos después de esa muerte. Los velatorios se están perdiendo, los de los pueblos donde el contacto con la muerte es mayor, en los tanatorios de las ciudades todo es más aséptico.

En realidad, el velatorio es la excusa para hacer un retrato social.
Totalmente, la verdad es que el protagonista no es la historia, ni los personajes, el protagonista es el pueblo. Son personas que se conocen de muchísimo tiempo, que se sienten parte de donde pertenecen incluso aunque se alejen de allí.

Se nota que usted es de un pueblo pequeño...

De un pueblo de mil habitantes, concretamente. Hace mucho que no vivo allí, en Montejaque, pero mantengo el contacto, mi familia sigue y voy de vez en cuando.

¿Por qué mezcla tiempos y voces, pasando del diálogo al monólogo, del pasado al presente e incluso el futuro, de uno a otro personaje?

Pretendía crear sensación de agobio. Los familiares llevan una noche sin dormir y les espera otra, llegan visitas, esto termina creando una sensación de irrealidad.

Y encima todo ocurre en apenas unas doce horas y prácticamente dentro de una sola casa.
Es el mismo agobio, muchas personas en un sitio muy pequeño y muy poco tiempo.

Han comparado su obra con Cinco horas con Mario, de Delibes, pero, por lo coral, me recuerda más a La Colmena, de Cela e incluso al realismo mágico.
Sí, tiene más que ver con La Colmena [de Camilo José Cela[ por la forma de tratar los personajes y con el realismo mágico de Crónica de una muerte anunciada [de Gabriel García Márquez]

Ningún personaje de El grito tiene nombre, excepto los dos niños.

La de los hermanos iba a ser una novela diferente, a ellos es a los únicos que les pasa algo, luego decidí unirlas. Además, lo de los nombres es una forma de homenaje a Saramago y Todos los nombres.

¿Humor en un escenario tan poco humorístico?

Es que se da en estas situaciones.

La novela empieza con un grito y acaba con otro pero ¿muy distintos?

Es un círculo cerrado. El primer grito es totalmente previsible; el último yo creo que nadie se lo espera.

Antonio Montes es escritor de vocación pero economista de profesión. ¿Qué tiene que ver la economía con la novela, con la literatura?
Nada, lo más parecido que hice fue un máster de gestión cultural. Pero se complementan bien, una forma de pensar matemática facilita ordenar lo que escribes.

Pero es que encima ejerce de asesor de empresas en Marbella. ¿Ya puede respirar en ese clima?
Está más tranquilo que hace unos años, la crisis se ha dejado sentir más que en el resto de España. Empezó antes de Malaya. La verdad es que ahora mismo la cosa está muy parada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA El escritor español novela en 'El don de la fiebre', publicada por Seix Barral, la vida del compositor francés Olivier Messiaen


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fábulas irónicas', de Juan Eduardo Zúñiga


ADEMÁS: Jorge E. Benavides: El infiernillo literario | La nostalgia según Pablo Aranda | Lecturas de verano: el arte es para todos


Enlaces recomendados: Premios Cine