06 de julio de 2011
06.07.2011
El presupuesto de este año es de 8.000 euros

Polémica por el Festival de Blues de Antequera

Antequera dice que la Junta da la espalda a la cita, y ésta dice apoyarla pero insta a que el Consistorio haga lo propio

05.07.2011 | 02:31
Actuación en Antequera.

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía «da la espalda» al Festival de Blues de Antequera y no aportará ningún tipo de subvención para la celebración del encuentro musical este verano. La subvención inicial de entre 10.000 y 12.000 euros que en un primer momento «estudiaba» conceder el Gobierno andaluz estaba condicionada a la aportación que, en la misma cantidad, pudiera brindar el Consistorio.

Compromiso económico que, según la concejala del área, Ana Cebrián, «es absolutamente imposible», ya que desde el primer momento «han hecho público que no existe partida para esta actividad, y que desde el Ayuntamiento no están en disposición de aportar nada en metálico», aunque sí gastos de logística y de mantenimiento.

Anoche, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía remitió un comunicado a los medios en que aseguraba que «participará con 12.000 euros e insta al Ayuntamiento a colaborar en la misma cuantía, en metálico, y a obtener recursos de otras administraciones».

El Festival de Blues de Antequera estará un año más organizado por la empresa local Cambayá, que ha adaptado la programación al nuevo presupuesto, que asciende a los 8.000 euros que aportará la Diputación. Se celebrará el 29 y 30 de julio, con la puesta en valor de figuras nacionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad