09 de enero de 2012
09.01.2012
Del 12 al 15 de enero

"La tele es capaz de todo, pero lo mejor dura tan poco que a veces ni se estrena"

Entrevista a Ángel Martín y Ricardo Castella, que esta semana llegan al Teatro Alameda con 'Nunca es tarde'

09.01.2012 | 03:48
Ángel Martín y Ricardo Castella, en una imagen promocional de su espectáculo.

Pertenecen al grupo de creadores de comedia más interesantes de los últimos años en nuestro país. Tras pasar por la fama catódica vuelven al teatro con un espectáculo-concierto de lo más peculiar. El Teatro Alameda acogerá las funciones de «Nunca es tarde» entre el 12 y el 15 de este mismo mes

Eran rostros muy populares de la pequeña pantalla hasta que decidieron volver al teatro, al contacto directo con el público. Los actores, guionistas y humoristas Ángel Martín –Sé lo que hicisteis...– y Ricardo Castella –Noche Hache– protagonizan Nunca es tarde, una telecomedia musical que llega al Teatro Alameda de Málaga, del 12 al 15 de enero. Un espectáculo que mezcla realidad y ficción en busca de un sueño: grabar un disco.

Martín y Castella explican su salida de la televisión en un espectáculo-concierto con texto y canciones originales donde cantan y tocan en directo. Les remitimos a ambos un cuestionario y nos enviaron unas respuestas tan ingeniosas como surrealistas, como el propio humor que ambos llevan años cultivando en los más diversos formatos.

Dejarlo todo para perseguir un sueño puede ser una acción de valientes y también de inconscientes. ¿En qué momento sienten ustedes que se encuentran ahora mismo?
Ricardo Castella: Como si acabáramos de caer, desde una altura considerable, sobre una rebanada de pan de molde gigante: o sea, valiente-inconsciente.

¿Empezar el 2012 cantando en un teatro es parte de ese sueño que deseáis hacer realidad?
Ángel Martín: Eh... Sí. Sí... Disculpa, sigo aturdido, acabo de aterrizar sobre un panbimbo gigante.

¿No les daría miedo alcanzar el sueño? ¿Qué sería de la vida de Ángel Martín y Ricardo Castella después?
A. M.: No, lo dejaríamos todo y nos propondríamos otro. A los que les da miedo es a nuestras familias.

Si un espectador sale de su función sin saber los motivos de vuestra decisión de dejar la tele, ¿puede reclamar el dinero de la entrada?
R. C.: Sí. Aunque los que lo hayan entendido se reirán de él... Pero sí, puede reclamarlo: las taquillas vuelven a abrirse en cuanto hemos salido de la ciudad.

¿Creen que llenarían los teatros –tal y como lo hacen ustedes– si no hubieran sido antes rostros televisivos?
R. C.: ¡Claro! Dos tíos que hacen ellos dos solos un musical, sin tener ni idea además... Solo con oírlo, sabes que va a ser un éxito.

¿Es comparable el respeto al escenario que al del plató?
A. M.: No, aquí si no haces reír, la gente está cerca. Te pueden linchar. En el teatro te estás jugando la vida.

¿La tele es capaz de lo mejor y de lo peor o solamente de lo último?
R. C.: La tele es capaz de todo, pero lo mejor tiene tan poca audiencia y dura tan poco que a veces no se llega ni a estrenar.

Habría alguna posibilidad, por pequeña que sea, de incorporar a Pilar Rubio a la función? Puede que así llenaran estadios...
A. M.: Viene, por sorpresa, muchos días. Pero no podemos avisar cuáles. Lo mejor es que todo el mundo venga a todas las funciones, y así te aseguras de que, aunque sea un día, la ves.

La Sexta y Antena 3 se fusionan. ¿Se habrían quedado en el barco si el matrimonio se hubiese consumado antes?
R. C.: Nos habríamos quedado en el barco aunque no hubiera fusión, ¡las duchas son mixtas!

¿Y qué les parece otra fusión, la del Ministerio de Cultura con el de Deportes y Educación?
A. M.: Que podían haber metido también Sanidad y Economía: las cosas que van bien no necesitan ministerio aparte.

¿Por qué no están ustedes en ese anuncio de cómicos que rinde homenaje a Gila?
R. C.: Estamos pero no se nos ve: detrás de Gila. Le decimos al oído: «¿Cómicos haciendo publicidad? Llama y cuando descuelguen, pregúntales: ¿Es el enemigo?»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ANIVERSARIO Este 1 de agosto se cumplen 200 años del nacimiento de Herman Melville, el padre de 'Moby Dick' y de relatos que engrandecen el acervo literario universal, como 'Bartleby el escribiente' o 'Benito Cereno'


La senda azoriniana de Fernando Castillo | Operación Castellón: Guillermo Busutil reseña lo último de Alfonso Vázquez | Enrigue Gallud Jardiel: Música clásica con humor y erudición | Pedro Blanco, el mayor negrero | Donna Leon: La habitación de Brunetti