15 de junio de 2012
15.06.2012
Lo cotidiano | Rafael Aldehuela

La mano

15.06.2012 | 07:00

Como quien no quiere la cosa, inexorable y lento, se nos ha colado por el bolsillo el verano. Pueden decirme que el estío empieza más tarde pero es que estos calores locos que andamos soportando, no me digan que son de primavera, para mí que es que, como antes decía, se nos ha colado, de contrabando, el verano.

Me acerco a la playa de la misericordia para soportando lo inmisericorde de estos calores, mirar el mar, que plano y más azul que nunca, me susurra a cada golpe de ola su nombre y me retrotrae a ese pasado también inmisericorde de mi lejana niñez.

Recuerdo los cañaverales y las chabolas. Recuerdo la playa desierta. Recuerdo aquellos primeros baños.
Un día, por recordar hasta recuerdo, que decidimos acercarnos y montar un campamento escondido entre las cañas para jugar a inocentes pero picarones juegos con las compañeras de clase. Recuerdo que sonaba música de un engendro que llamaban comediscos y recuerdo escuchar por primera vez la canción Mediterráneo.

Ahora, cuando ha volado el tiempo y todo ha cambiado tanto, recuerdo el roce de aquella mano a la que volví asido otra vez al barrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA El filósofo David Hume y Adam Smith mantuvieron, según lo define Rasmussen, la amistad más grande que se conoce entre dos filósofos


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Sentimentales', de Manuel Longares


ADEMÁS: El negocio de la guerra | ¿Quién era La espía de Franco? | Misterios con trenes, gimnasia y lechugas | Alfonso del Río: fotografía reveladora


Enlaces recomendados: Premios Cine