22 de junio de 2012
22.06.2012

Papamóvil, sushi y peñazo ya se encuentran en el diccionario

La versión digital del volumen de la RAE acaba de incorporar 1.697 modificaciones de términos

22.06.2012 | 17:38

En la amplia lista de novedades que se acaban de incorporar a la versión digital del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) figuran voces como papamóvil, sushi, beisbolero, ochomil y peñazo.

Estos términos forman parte de las 1.697 modificaciones con que la RAE ha actualizado en la red, por quinta vez desde su aparición en 2001, la vigésima segunda edición del diccionario. La 23ª edición se publicará en otoño de 2014 como cierre de la celebración del tercer centenario de la Academia, que comienza un año antes.

Todas las modificaciones han sido consensuadas con las veintiuna Academias de la Lengua Española restantes, dado el carácter panhispánico del diccionario.

Novedad es también que se haya suprimido del DRAE una antigua acepción de "rural" que molestaba mucho a quienes viven en ese entorno: aquella que lo definía como "inculto, tosco, apegado a cosas lugareñas".

Como señaló hoy el secretario de la Real Academia Española, Darío Villanueva, en una entrevista con Efe, quienes primero denunciaron lo inadecuado de esa acepción "fueron los alumnos de un instituto" del centro de España, antes de que lo hicieran los organismos políticos.

Cuando esos alumnos reclamaron "ya se había tomado el acuerdo en la Academia de retirar esa acepción porque no tenía sentido", comentó el secretario.

Villanueva recuerda que el prólogo de la edición del DRAE de 2001 dice que "la lengua es de todos", y por eso "la Academia está abierta y agradece todas las aportaciones que lleguen para mejorar el diccionario".

Además, desde hace un año y medio existe la Unidad Interactiva del Diccionario de la Real Academia Española (UNIDRAE), para canalizar las propuestas, sugerencias y críticas al diccionario.

Entre las novedades que ya están en la versión digital figuran voces como peñazo, que se emplea cuando una persona, o una cosa, "aburre o molesta mucho". Y cuando se "recrea con desenfado formas estéticas pasadas de moda", se dice que es camp. Pasadista se llama al que se aferra "a "las ideas, normas o costumbres del pasado".

También se incorpora al DRAE el "papamóvil", el "vehículo acristalado y blindado que emplea el Papa en sus desplazamientos entre la multitud".

Al ámbito gastronómico pertenecen sushi, definido como "comida típica japonesa que se hace con pescado crudo y arroz envueltos en hojas de algas", y emplatar, es decir, "colocar (la comida) en el plato de cada comensal antes de presentarlo en la mesa".

Y del vocabulario deportivo proceden novedades como beisbolero, ochomil y paradón.

La inclusión de términos como canalillo puede llevar a algunos a pensar que el Diccionario tiene un cierto aire machista, pero Villanueva asegura que "la Academia no ha inventado ese tipo de palabras. Esa objeción se puede formular, pero, de no incluirlas, se nos podría tachar de pacatos", subraya.

"No podemos hacer un diccionario censurado. Vivimos en una sociedad en la que estos tabúes se han superado y también hay que convenir que las lenguas no son políticamente correctas: los idiomas sirven para amar, elogiar, requebrar, enamorar, pero también para insultar, para ser arbitrarios, canallas, groseros y obscenos", afirma Villanueva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA El filósofo David Hume y Adam Smith mantuvieron, según lo define Rasmussen, la amistad más grande que se conoce entre dos filósofos


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Sentimentales', de Manuel Longares


ADEMÁS: El negocio de la guerra | ¿Quién era La espía de Franco? | Misterios con trenes, gimnasia y lechugas | Alfonso del Río: fotografía reveladora


Enlaces recomendados: Premios Cine