13 de septiembre de 2012
13.09.2012
Bocetos nunca antes expuestos

La obra desconocida de Barbadillo

La Fundación Unicaja rinde homenaje al sevillano, pionero en el uso del ordenador con fines puramente artísticos

13.09.2012 | 07:00
Una persona contempla uno de los bocetos expuestos de Manuel Barbadillo en la Sala Siglo de la Fundación Unicaja.

Estas pruebas fueron creadas sobre papel milimetrado en tinta negra

Fue un visionario, un pionero en el uso de un computador en los inicios de la informática. El empleo del ordenador era para Manuel Barbadillo (1929-2003) una magnífica herramienta de trabajo, similar al lápiz o al pincel. El carácter combinatorio de sus módulos permitían un tratamiento informático que le evitaban una labor repetitiva y reservaba en todo momento el papel creador del artista. Por ello, el artista sevillano abrió un mundo de posibilidades creativas a las nuevas generaciones artísticas.

La Fundación Unicaja rinde homenaje a Manuel Barbadillo, considerado precursor de la abstracción geométrica a través de su obra modular, a través de una selección de 46 bocetos hechos de forma manual antes de plasmar sus combinaciones en lienzo y algunas obras definitivas muy representativas de la plástica de Barbadillo.

Su viuda, Jane Weber, que estuvo ayer en la presentación de la exposición en la Sala Siglo de la entidad financiera, que ha contado con la colaboración de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga (Aplama), explicó que esta serie de bocetos «nunca habían salido del estudio» de Torremolinos y, por tanto, jamás se habían mostrado al público.

«Estoy muy emocionada al ver todos estos dibujos reunidos en esta muestra, algunos de los cuales ni siquiera recordaba. Manuel realizaba varias pruebas y después elegía la que más le gustaba, pero nunca tiraba ningún papel; lo guardaba todo», recordó con emoción Weber, que además contó una anécdota a los presentes.

«Manuel trabajaba primero con un computador de tarjetas perforadas, con el que hizo una prueba y descubrió que el ordenador ya sabía lo que a él le gustaba. Después empezó a trabajar en casa con un pequeño ordenador Sinclair».

Por su parte, la comisaria de la exposición, Inmaculada España, destacó que Manuel Barbadillo ha sido «el primer europeo y el tercero a nivel mundial en utilizar la computadora con fines artísticos en la década de los años 60».

España consideró, además, que su obra modular es «mucho más» que abstracción geométrica. «Es un trabajo muy rico en matices, con una fuerte carga simbólica y experimental vinculada con la naturaleza, la materia y los organismos vivos y también muy vinculada a la música, por el carácter rítmico que posee».

La comisaria también comentó que la exposición estaba proyectada desde el año 2006, pero que por diversas circustancias se ha retrasado. Respecto al trabajo de selección de estos bocetos, España afirmó que ha sido un proceso laborioso, aunque Barbadillo los dejó ordenados por periodos en su estudio.

Estas pruebas en papel del trabajo diario del artista sevillano fueron realizadas sobre papel milimetrado en tinta negra, a excepción de algunas anotaciones realizadas a lápiz o a bolígrafo azul, firmados y numerados.

Manuel Barbadillo. Obra modular 1968-1979 / 1979-1984, que podrá contemplarse en la Sala Siglo de Unicaja hasta el próximo 28 de diciembre, reúne dieciséis años de trabajo, de investigación, de pruebas que se caracterizan por ser realizadas de forma manual a pesar de su contacto con el ordenador. Esta colección comprende un periodo intermedio en su producción, entre la utilización del ordenador del Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid y sus primeros tanteos con la computadora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad