01 de octubre de 2012
01.10.2012
Black metal

Tsar Bomb: el metal como guerra

Los tres malagueños lo tienen claro: "Esto no es ruido y gritos. Este estilo es muy exigente con los músicos y conlleva un gran trabajo"

01.10.2012 | 07:00
Una imagen promocional del trío de metal extremo malagueño Tsar Bomb.

El trío malagueño lanza dentro de unos días su primer trabajo discográfico, «Neowarfare», a través del sello estadounidense BadGod. Un disco apabullante y de clarísimo nivel internacional que podría aupar a Ivan, Lord Cabal y Ocram a la primera fila de la escena del heavy extremo nacional. Abran paso a tres guerreros de la música más contundente y con un contenido demoledor

Introducción para neófitos: el black metal es uno de los subgéneros heavies más extremos y controvertidos. Su música hiperespídica, sus letras nihilistas, cuando no directamente anticristianas, y su puesta en escena poco recomendable para los pacientes cardiacos han hecho de grupos como Immortal, Mayhem, Shining –muchos aún recuerdan su tremendo paso por la Sala Vivero en 2008– y Gorgoroth emblemas del underground más cañero. Málaga, una provincia poco dada al metaleo, no cultivaba demasiado esta música inspirada por la ruda lírica de los inviernos nórdicos, pero ahora eso va a cambiar: Tsar Bomb lanzan su primer disco, Neowarfare, el próximo 9 de octubre, a través de la discográfica estadounidense BadGod.

Ivan –guitarra, programaciones–, Ocram –voz, programaciones– y Lord Cabal –bajo, voces– provienen de bandas como, entre otras, Goethia y Nox Invicta pero Tsar Bomb parece ser el vehículo más adecuado, definitivo, para sus ambiciones. «Ivan siempre tuvo en mente la idea de hacer un black técnico, rápido y muy agresivo, y esa idea se encarnó en Tsar Bomb», recuerdan. Y a fe que lo han conseguido: Neowarfare suena como un auténtico trueno –o, mejor, como debió de sonar esa Bomba del Zar construida y detonada por los soviéticos en 1961–, aupado por referencias confesas como Behemoth, Morbid Angel, Gorgoroth, Mayhem y Zyklon B –a los que dedican un tema–.

Por no hablar de la imagen de los malagueños, que al típico corpsepainting –maquillaje– del black le suman aderezos de look militar. Todo obedece a un concepto muy claro: «Con nuestra música pretendemos mostrar, desde una perspectiva artística, el lado más violento del ser humano. Creemos que los seres humanos son violentos por naturaleza y con una gran capacidad de destrucción, y escuchar Tsar Bomb es una gran forma de canalizar toda esa violencia innata. Nuestra filosofía es esencialmente misantrópica y nuestras letras versan sobre guerras, caos y destrucción. Queremos dejar bien claro que todo ello se expone sin hacer apología de doctrina política alguna; vamos más allá de todo eso». Prosiguen: «Las guerras son posiblemente el mejor ejemplo del carácter violento esencial de nuestra especia. Todos los miembros de Tsar Bomb estamos muy interesados en estudio de los conflictos bélicos actuales, de las dos guerras mundiales y de la guerra fría en particular. Es un magnífico escenario del cual extraer ideas para el desarrollo de nuestro concepto como banda».

¿Son Tsar Bomb una isla en Málaga? Sí y no: «A día de hoy no se puede decir que el metal extremo esté tan marginado en nuestra ciudad. Málaga vive un momento muy interesante en cuanto al desarrollo de una escena en este sentido. Hay un gran número de oyentes de black y death metal, y va creciendo; aunque no hay demasiados músicos malagueños que se dediquen al black. Afortunadamente, Tsar Bomb tiene una formación verdaderamente estable en sus tres miembros».

Los componentes del grupo se sienten algo incomprendidos, pero no sólo en Málaga sino a nivel nacional. «La gente más ignorante tiene un concepto muy equivocado respecto a esta música. En general se piensa que el metal extremo es ruido y gritos, cuando en realidad es un estilo muy exigente con los músicos y que conlleva un gran trabajo compositivo y de ejecución. En otros países, como Noruega, el black es un género musical ya integrado en su cultura y muy valorado internacionalmente, mientras que aquí aún es un estilo apenas conocido e infravalorado», aseguran. Lo cierto es que la música de Tsar Bomb, desde luego, demanda mucho al oyente: rocosa e impermeable a primera escucha pero, si se persevera, las capas de creatividad se revelan solas.

Falta mucho para que España, a pesar de tener grupos interesantes en el lado más extremo del metal, aprecie el valor de éstos. De hecho, Neowarfare será publicado por un sello estadounidense. «Cuando terminamos de grabar el álbum lo presentamos a una serie de sellos a los que pensamos que pudiera interesarle. Nos contestaron varios, entre los que destacaron dos americanos. Y nos decantamos por BadGod. Que una banda de Málaga trabaje con una discográfica de Estados Unidos puede chocar, sí, pero lo que cuenta es saber qué discográfica te ofrece más garantías y a cual ves con mejor disposición de trabajar con tu música y tu concepto. Y esto es lo que afortunadamente ocurre con BadGod».

Los interesados pueden reservar su copia de Neowarfare deben dirigirse a tsarbomb.bandcamp.com y www.badgodmusic.com.

Conciertos para crear una escena. Tsar Bomb aprovechan la entrevista para «animar a la gente a acudir a los pocos conciertos de metal extremo que se dan en nuestra ciudad»: «Las entradas suelen tener precios bastante bajos y acudiendo a ellos se ayuda a desarrollar más la escena en Málaga y a que bandas como la nuestra puedan seguir creciendo». Esta semana, precisamente, tendrá lugar una de las citas metaleras más importantes en nuestra ciudad de los últimos tiempos, el Inmensa Festival. Una iniciativa del siempre estimulante sello Alone Records que traerá a bandas imprescindibles de la escena nacional como Angelus Apatrida y Noctem, entre muchas otras. Tres días, del 4 al 6 de octubre, de impresión. Más información en www.inmensafestival.com.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ANIVERSARIO Este 1 de agosto se cumplen 200 años del nacimiento de Herman Melville, el padre de 'Moby Dick' y de relatos que engrandecen el acervo literario universal, como 'Bartleby el escribiente' o 'Benito Cereno'


La senda azoriniana de Fernando Castillo | Operación Castellón: Guillermo Busutil reseña lo último de Alfonso Vázquez | Enrigue Gallud Jardiel: Música clásica con humor y erudición | Pedro Blanco, el mayor negrero | Donna Leon: La habitación de Brunetti