10 de diciembre de 2012
10.12.2012
40 Años
40 Años
Sylvia de Béjar

"La mitad de la población adulta tiene fantasías de dominio y sumisión"

«No se trata de ser agresivo sin más, hay que saber dónde dar para encontrar el placer», asegura la sexóloga

10.12.2012 | 11:18

Sylvia de Béjar es experta en sexualidad humana y educación sexual. Autora de exitosos libros como «Tu sexo es tuyo» y «Deseo» posee un blog en el que sus lectores comparten sus dudas.

­­­¿A qué se debe el éxito de una novela basada en el sexo sadomasoquista como «50 sombras de Grey»?
Se calcula que entre el 30 y el 50% de la población adulta tiene fantasías sadomasoquistas de sumisión o de dominio. Esta trilogía ha permitido que la gente se atreva a hablar de un tema que ha estado ahí desde siempre y que muchos se animen a hacer cosas nuevas.

¿Hay más gente de la que pensamos que practique este tipo de relaciones?
Entre el 7 y el 14% de la población practica el sadomasoquismo duro. Gran parte de ellos personas de alto nivel económico, ejecutivos, gente muy cultivada. Es una práctica que para entenderla hay que probarla; no se trata de ser agresivo sin más, hay que saber dónde dar para encontrar ese punto de placer. En España la comunidad no es muy potente; en los países fríos como Inglaterra, Alemania o Japón hay mucha más tradición.

Con la moda de la trilogía, mucha gente tiene curiosidad por probarlo pero, ¿hasta qué punto puede ser peligroso?
Hay que empezar muy despacio. Primero con la privación sensorial, una venda en los ojos y poner música; la persona está así más dispuesta a sentir lo que le hacen. Lo segundo puede ser la inmovilización; atar las manos con algo suave, como un fular, no con cuerdas, vigilando que fluya la circulación. Lo tercero, los azotes, primero con la mano, nada de palas ni látigos, y en lugares seguros como las nalgas. En este tipo de prácticas el lema es «seguro, consensuado y con sentido común» y es esencial tener una palabra de seguridad que es sagrada y cuando se pronuncia, automáticamente, hay que parar.

En el libro, Grey tiene una serie de carencias afectivas que se entiende que le han llevado a ser como es.
Ese es el mayor error del libro. Una persona que le va el BDSM (Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, Masoquismo) no está enferma; puede haber alguno, pero no es lo habitual. La gente lo ve raro, pero es lo mismo que antes pasaba con el sexo oral o la homosexualidad. En España aún hay mucho desconocimiento y solemos ser racistas con lo que no entendemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

NOVELA El escritor español novela en 'El don de la fiebre', publicada por Seix Barral, la vida del compositor francés Olivier Messiaen


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fábulas irónicas', de Juan Eduardo Zúñiga


ADEMÁS: Jorge E. Benavides: El infiernillo literario | La nostalgia según Pablo Aranda | Lecturas de verano: el arte es para todos


Enlaces recomendados: Premios Cine