16 de diciembre de 2012
16.12.2012
El canapé

Albéniz: un delicioso cine

16.12.2012 | 01:36

El pasado mes de abril se cumplían dos años de la reapertura del antiguo y querido cine Albéniz por parte del Ayuntamiento de la ciudad. A punto estuvo de abandonar su faceta cinematográfica y convertirse en un teatro, incluso hasta de desaparecer, ya que alguno por ahí barajaba la brillante idea de demolerlo para darle amplitud a la calle Alcazabilla; una de esas iniciativas a las que no nos acostumbramos y que nos dejan con la boca abierta. Previo a su apertura en una edición del Festival de Cine de Málaga, se formó una plataforma ciudadana en defensa de una auténtica cinemateca para la ciudad que iba persiguiendo al alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, y al entonces concejal de cultura, Miguel Briones, para que el viejo cine Albéniz no dejara de ser el cine con vocación independiente que Málaga siempre ha necesitado.

Al final lo consiguieron (para que luego digan que movilizarse no sirve de nada) y desde entonces hasta el pasado mes de noviembre han pasado por sus salas la friolera de 230.000 espectadores. Se han proyectado 212 estrenos comerciales, de los cuales 193 se han programado en versión original. Más de un centenar de películas han sido estrenos exclusivos en la provincia de Málaga y se han visionado cintas de 32 nacionalidades distintas. La programación del Albéniz de un tiempo a esta parte ha conseguido que por las cuatro salas de su imponente edificio se hayan proyectado 56 cintas premiadas en los mejores festivales del planeta.

Precisamente hace exactamente una semana, acudía con mi madre, fan absoluta de este cine cuando está en Málaga y consumidora voraz de todas las películas que proyectan en la Filmoteca Nacional (Cine Doré) y los cines Ideal de Madrid, a ver Hasta la vista; una fantástica película coproducida entre España y Bélgica, ganadora de la Espiga de Oro de la Seminci y del Festival de Montreal, entre otros certámenes. Nuestra satisfacción, palomitas en mano siempre, fue disfrutar de una increíble sesión en absoluta versión original donde además de la sugerente banda sonora de Massive Attack, se podía apreciar el flamenco que hablaban cada uno de los protagonistas, a excepción de la valona entrañable conductora de la furgoneta, que me recordó mi pasada estancia veraniega en Bélgica.

Una película que violentamente les recomiendo y que tiene como productor ejecutivo al visionario malagueño y amigo Pedro Sánchez de la Nieta, que debe ser uno de los pocos del negocio del cine en saber como arriesgar pasta y salir triunfando por la puerta grande. Otro de los programas que está teniendo más éxito de los propuestos por el cine es el de la Filmoteca. Todo los jueves se proyecta un clásico, el próximo será El Apartamento de Billy Wilder, y normalmente se convierte en la película más vista de ese día, produciéndose un lleno en casi todas las sesiones. Paradójicamente las salas para ver este tipo de películas se pueblan de espectadores muy jóvenes ansiosos de disfrutar de las joyas cinematográficas en pantalla grande; esto sí que es una buena noticia.

Pero sin duda detrás de este éxito hay un equipo humano en la sala de máquinas que ha conseguido el milagro en muy poco tiempo. Estoy pensando en Guillermo y Juan Luis, que se han batido el cobre para que los números empiecen a cuadrar y las distribuidoras independientes más importantes ya incluyan el cine Albéniz entre sus cines de cabecera para mandar sus copias más preciadas. También a todo su personal de sala y taquillas, que se les nota en la cara que esto del cine les apasiona y a Juan Antonio Vigar al mando de esta nave de historias y sueños. Es justo ser agradecido cuando se hacen las cosas bien y reconocer que muchos malagueños estamos demasiado contentos con que este cine sea cada vez más importante para la ciudad; ha sido el único que ha crecido en Málaga el pasado año en un 13%.

Y ahora que empieza la temporada de buen cine, previo a los Globos de Oro y los Oscar, por sus salas aparecerán películas tan esperadas como Amour de Michael Haneke que caerá sobre el 18 de enero y de la que ya se especula que conseguirá Oscar al mejor actor, actriz y guión. El próximo día 25 de diciembre la Navidad vendrá de la mano de Woddy Allen con el estreno del documental sobre su figura y de la cinta Más allá de las Colinas, película ganadora de la pasada edición del Festival de Gijón. Infancia Clandestina o Máster son otras de las cintas que podremos disfrutar en este delicioso cine de letras con sabor a naranja y a merengue. Una de las infraestructuras culturales malagueñas que más debemos cuidar y de la que sentirnos profundamente orgullosos. No se lo pierdan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA El escritor español novela en 'El don de la fiebre', publicada por Seix Barral, la vida del compositor francés Olivier Messiaen


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fábulas irónicas', de Juan Eduardo Zúñiga


ADEMÁS: Jorge E. Benavides: El infiernillo literario | La nostalgia según Pablo Aranda | Lecturas de verano: el arte es para todos


Enlaces recomendados: Premios Cine