20 de diciembre de 2013
20.12.2013
La Opinión de Málaga
Arte

González de Lara muestra su evolución artística

El artista malagueño inaugura una nueva exposición en la galería Benedito (20.00 horas), donde exhibe un total de 29 óleos y acuarelas de temática marítima

20.12.2013 | 05:00
Javier González de Lara inaugura su nueva en Benedito.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga y candidato a regir la andaluza, Javier González de Lara, es un apasionado del mar, por lo que sus cuadros –pintar es su pasión más conocida– viajan siempre impulsados por las mismas aguas. Marinas, paisajes del litoral y escenas de puerto y pescadería vuelven formar el corpus de la nueva exposición de González de Lara en la galería Benedito. La muestra, que se inaugura hoy (20.00 horas) y que podrá visitarse hasta el próximo 9 de enero, está formada por 29 obras –24 óleos y 5 acuarelas–, fruto «de dos años y medio de trabajo», relata.

El hilo conductor de esta exposición no es otro que el elemento evolutivo que el espectador podrá percibir en estas nuevas obras, en las que se da un «cambio de perspectiva, formato y puntos de vista». «La idea es avanzar siempre», destaca el pintor, que confiesa que su trabajo «ha ganado en estudio, en cocina, en aquello que no se ve: preparación de lienzos, imprimaciones, texturas... Hay un proceso evolutivo porque uno intenta profundizar más, aprender y experimentar», relata.

Sus obras son, por otra parte, un «mudo testigo» de otra evolución: la que sufre el litoral, tanto de Málaga y su provincia como de otros puntos de la geografía española. González de Lara constata en sus pinturas cómo «el mar de hace 25 años» no es el mismo que el de ahora». «Ha cambiado todo, la orografía se ha transformado. La verdad es que echo en falta las antiguas artes de pesca, las embarcaciones varadas en las orillas, los sardinales..., elementos de gran plasticidad que cada vez se encuentran menos».

Aunque confiesa que la pintura requiere mucho de oficio –«más de transpiración que inspiración»–, De Lara reconoce que para él «pintar es un bálsamo personal». «Supone un reencuentro emocional y de relajación. La pintura me oxigena. No me concibo ni me comprendo a mí mismo sin la pasión por la pintura», asegura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook