22 de mayo de 2014
22.05.2014
La Opinión de Málaga
Hacienda

Los controles de Trabajo a los músicos dividen a artistas y empresarios

El enfado del sector cristaliza en la petición 'Salvemos la música en vivo en Málaga' en Change.org

22.05.2014 | 02:27
Un grupo ofrece una actuación en directo en un bar.

­La noticia publicada este miércoles en La Opinión, en la que se informaba del incremento de los controles de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social en los locales malagueños que ofrecen música en directo con el fin de regularizar la situación laboral de los músicos, provocó ayer un aluvión de respuestas por parte de las partes implicadas. Tanto artistas como empresarios manifestaron su conformidad a que dicha actividad se regule, aunque con una evidente disparidad de opiniones.

Por un lado, tanto el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de la provincia de Málaga (Ahema), José Luis Ramos, como el presidente de la Asociación de Salas de Fiesta y Discotecas, Manuel Ruiz, se mostraron a favor de que los artistas estén protegidos por la legalidad y que «ésta sea igual para todos». «No sería justo manifestarse en contra de esto. Y tampoco pensar que el que canta es menos que un camarero o una señora de la limpieza», recalcó Ramos. Por su parte, Ruiz destacó que aunque está «seguro de que habrá muchos chavales a los que le guste tocar en directo sin ni siquiera recibir un euro por ello, eso no tiene nada que ver con la legalidad», matizando que «todo el que actúa en un local debe tener un contrato» para evitar, por ejemplo, que alguno «se pueda llevar una descarga con la guitarra eléctrica sin que esté protegido por la cobertura de la Seguridad Social. Igualmente, muchos artistas locales expresaban ayer a través de las redes sociales estar orgullosos de que su actividad cuente con dicha cobertura.

En el otro lado, fueron también numerosos los músicos malagueños que lamentaron que lo único que persigue esta medida es «camuflar las listas del paro», puesto que el «99% de los músicos que acuden a los locales no son profesionales sino aficionados». «Los grupos nuevos tienen el derecho de compartir su arte con los demás, que para eso invierten muchas de sus horas libres en algo tan bonito como la música», manifestaba Raquel Martín, una de las cerca de 80 personas que firmaron la petición Salvemos la música en vivo en Málaga, creada ayer por Manuel de Rojas en la plataforma online Change.org.

En esta solicitud, dirigida «a los inspectores de la Seguridad Social», se pide a las administraciones más apoyo y menos persecución: «Subvencionen a locales y músicos para que tengamos un sueldo digno si quieren que coticemos y contribuyamos, en lugar de asestarnos el golpe de gracia», reza el texto explicativo de dicha petición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook