11 de agosto de 2014
11.08.2014
Arte

Genalguacil: el arte más cercano

Artistas y vecinos conviven durante unas semanas, difuminándose las barreras entre creador y espectador en los Encuentros de Arte

11.08.2014 | 01:29
María Bueno, pintando su mural en Genalguacil.
Genalguacil: un pueblo convertido en museo
Play
Genalguacil: el arte más cercano

Cada dos años, los meses de agosto la localidad malagueña no sólo se convierte en un museo al aire libre sino en el laboratorio donde destacados artistas contemporáneos ensayan sus creaciones. El valle del Genal es ya un auténtico vivero de talentos, un campo de cultivo de la expresión artística

­La malagueña María Bueno se encuentra en la búsqueda de paredes encaladas donde plasmar su propia interpretación de recetas típicas del Valle del Genal. Ella se encuentra creando uno de los cuatro murales de los que consta su trabajo y que califica de una especie de «diario en blanco y negro» en el que aparece un personaje, su alter ego, junto con los alimentos. «Se trata de un proyecto muy peregrino e itinerante en el que me voy desplazando por diferentes partes y le voy preguntando a la gente de los diferentes lugares para que me den recetas con vistas a hacer una edición impresa en la que quede un híbrido entre comida y arte», dice.

María y once artistas más caminan durante estos días por las pendientes y pintorescas calles de Genalguacil, que encierra la mayor exposición al aire libre de la provincia de Málaga. Para sus habitantes se trata de un pueblo museo. Para los artistas, una obra de arte en su conjunto que incluye a niños y mayores. Murales, pinturas, esculturas. Este pequeño pueblo acoge la creación de once proyectos en los Encuentros de Arte, celebración bianual que cumple veinte años con la edición más ambiciosa por la categoría de los creadores seleccionados y el presupuesto (unos 100.000 euros).

La obra de Nekake Manrique, una de las artistas elegidas por su intención de plasmar sobre un lienzo las imágenes fotográficas de una inicial clase de yoga realizada con los vecinos de la localidad, irá al Museo de Arte Contemporáneo, donde se encuentran los ejemplares que no pueden exhibirse en el exterior. El talento nacional ha sido la apuesta del jurado para estos días, integrado por personalidades del mundo de la cultura como Susana Blas (redactora del programa de televisión Metrópolis) o Fernando Francés (director del CAC Málaga).

En esta edición se presentaron 95 proyectos de 12 países diferentes. Las 78 de las 132 obras ideadas por los artistas que han participado desde 1994 se exponen de forma gratuita por los rincones del pueblo.

En el tejado de este museo se encuentra Juan Zamora ideando un dibujo que sólo podrá ser contemplado físicamente desde el mirador de este lugar o a través de internet, mediante Google Earth. Además, los Encuentros de este año conviven con dieciocho xilografías de Picasso, cedidas por la Fundación Remedios Medina y el CAC de Mijas y que por primera vez son expuestas en España durante los 15 días de la cita cultural. Las planchas fueron realizadas por el malagueño en 1925 y hasta 1955 no realizó las impresiones de las mismas. Además, pertenecen a una serie de obras que representan composiciones de figuras, estudios para guitarra o naturalezas muertas.

Alba Moreno y Eva Grau pretenden jugar con el reflejo de la luz que el entorno natural les ofrece. A través de dos estructuras de madera cubiertas de placas de espejos, pretenden «apropiarse de las distorsiones de la realidad circundante proyectada por los reflejos de la escultura inicial» para más tarde fotografiarlo. Para estas dos malagueñas supone un choque cultural esta experiencia diferente «en un entorno diferente»: «Venimos del Centro de Málaga, con un circuito artístico muy diferente a lo que tenemos aquí en cuanto a arte. Aquí hay niños de doce años preguntándonos a los artistas qué hacemos. Es mucho más cercano, más directo».

En los doce encuentros que llevan celebrados ya, el Ayuntamiento se ha encargado de costear la manutención junto al alojamiento de los artistas cuyos proyectos han sido elegidos. A cambio, los creadores dejan sus obras como legado en el territorio donde fueron realizadas. «Este año hemos creado una beca para los creadores, de mil euros, que intenta dignificar el trabajo. Por el estereotipo de los artistas muchas veces nos parece que son personas bohemias, que viven del aire, y es todo lo contrario, son profesionales que viven del arte», dice el alcalde de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera.

En este enclave, rodeado de castaños, todo es creación. Incluso la señalización forma parte de ello, al ser elaborada en cerámica para «llevarlo a todos los extremos» y consolidar esta actividad cultural, cuenta Herrera. «Los artistas que han venido a esta edición, además de estar dentro de las mejores galerías de arte nacionales e internacionales, son grandísimas personas y les encanta el proyecto. Todos los años intentamos evolucionar, dar un golpe de calidad, sin querer desprestigiar lo que se ha hecho hasta ahora, pero sí que hemos querido trabajar con primeros nombres».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA Gay Talese perfila las vidas de los 'boomers' del Verrazano-Narrows mientras celebra un momento histórico de Nueva York


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Para morir iguales', de Rafael Reig


ADEMÁS: El porqué de lo perdido | Funerales en Occitania | Los mandamientos del blues | Juan M. Pereira: como un personaje de Verne


Enlaces recomendados: Premios Cine