28 de enero de 2015
28.01.2015
Ilustración

La Reina Pecas amplía su castillo

Una colaboración con Beefeater y un nuevo libro, que se publica en octubre, entre los planes de futuro de la creadora

28.01.2015 | 05:00
La ilustradora malagueña Pedrita Parker muestra varios de sus productos en la tienda Mr. Koala, en la calle de los Mártires, junto al Museo Thyssen.

La malagueña Estefanía Martínez, conocida como Pedrita Parker, salta a las librerías con el volumen Esa cosa (extraña) llamada amor, una simpática «guía didáctica sobre el amor y las primeras citas». La autora presentará el libro, editado por Lumen, el 6 de febrero en la Fnac. La ilustradora, que comenzó comercializando media docena de láminas en su tienda online, cuenta hoy con más de 350 productos.

«Cuantas más piedras encuentre en mi camino, más grande construiré mi castillo». Con esta simpática interpelación al optimismo, la Reina Pecas hizo que su creadora, Pedrita Parker, se convirtiese en una de las más queridas y requeridas ilustradoras de Málaga. Hoy día, los dibujos de Estefanía Martínez, la joven periodista que se esconde tras este seudónimo inspirado en el personaje de Spider-Man, son admirados en toda España y parte del extranjero. El creciente éxito de Pedrita Parker ha llevado a la editorial Lumen a publicar, el próximo 6 de febrero, el libro Esa cosa (extraña) llamada amor, un volumen que reflexiona sobre los primeros «romances y rupturas» bajo la singular filosofía de la autora. «Es una especie de guía didáctica sobre el amor y las primeras citas. Sobre qué hacer y qué no; sobre lo que ocurre cuando surge la química y cuando no. Hay también una parte dedicada a las rupturas. Este es uno de mis capítulos preferidos y creo que se nota en el libro», confiesa Martínez.

La Reina Pecas, «que tiene su parte dulce, pero sin ser ñoña», pronunció aquella primera frase en mayo de 2013 y ni siquiera ella y su monárquico optimismo esperaban el tsunami que vino después. A Pedrita comenzaron a lloverle los pedidos y pasó de tener seis únicas láminas en su tienda online (pedritaparker.com) a contar un stock de más de 350 referencias. «Ha sido un no parar. La gente comenzó a pedirme otros productos –tazas, tarjetas de felicitaciones, bolsos, espejos, libretas– y ahora voy a comenzar con una línea de ropa de bebé».

Actualmente, los productos de Pedrita Parker cuentan con puntos de venta repartidos por todo el país, desde Gijón a Cádiz, pasando por Valencia, Barcelona, Alicante, Ibiza, Tenerife, Madrid y Málaga (Mr. Koala, en calle de los Mártires, junto al Museo Thyssen). «Está creciendo a un nivel al que nunca me hubiera imaginado. Incluso me he planteado contratar a una persona más para poder atender los pedidos».

Aunque aún no distribuye sus trabajos al extranjero de forma habitual, uno de sus últimos encargos ha sido una tarjeta de invitación de boda para una pareja de Londres. «Querían que dibujase en viñetas cada uno de los años que han pasado de novios». Estas ilustraciones personalizadas son la verdadera fuente de satisfacción personal para Pedrita Parker, que no termina de creerse cómo «la gente ha hecho suyos mis dibujos».

Nuevo libro en octubre. La aventura de Estefanía Martínez, que comenzó tras regresar de Estados Unidos, donde realizó un máster en animación en 3D, cuenta con un futuro aún más prometedor: en octubre publicará un segundo libro, también con Lumen, «dedicado a la felicidad con toques gamberrillos», y pronto realizará una colaboración publicitaria con Beefeater. Como ven, el castillo de Reina Pecas parece que tendrá muchas más estancias de las que jamás imaginó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

MO YAN Editorial Kailas publica 'Una carretera en obras', un relato que Mo Yan escribió en 1986 y que, junto a otras novelas como 'Sorgo Rojo' o 'Grandes pechos amplias caderas', encumbran a Moyan a la concesión del Nobel en 2012


Thomas Hardy, la visión del fatalismo | Sorderberg, el clamor y el fango | Ángeles y demonios de la dictadura de Videla | Guillermo Busutil reseña 'Mediocracia', de Alain Deneault | Harry Bosch, el héroe cotidiano