28 de abril de 2015
28.04.2015
Sello discográfico

Una cabaña en la que refugiarse de los envites del sector

28.04.2015 | 05:00

Luis Arronte ya no sólo es autor; también es empresario. Es uno de los cinco propietarios del sello Discos Cabaña –Raúl Bernal, Daniel Díaz Estévez, Chesco Ruiz y Fran Ocete, sus socios–, con una filosofía de trabajo muy concreta: editar el trabajo –en vinilo– de uno de sus asociados y reinvertir los beneficios que obtengan de la venta del disco en la publicación del trabajo del siguiente del grupo y así, esperan, ad infinitum. «Somos Cabaña porque no somos arquitectos, ni constructores ni promotores inmobiliarios, no queremos hacer negocio, queremos tener nuestra casa y lo más que nos podemos construir con nuestras manos y nuestros medios es una cabaña independiente. No le veíamos sentido llamar a las puertas de otros sellos para ver si nos las abrían y nos acogían; bastante tienen con lo suyo con la que está cayendo», argumenta Arronte, quien define la propuesta como «artesanal» y «humilde».
v. a. g. málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

NOVELA La editorial Impedimenta comienza a publicar la que se considera la obra maestra del escritor rumano. La primera parte de su Cegador sienta las bases de una crónica que se advierte descomunal
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'La espalda de la violinista', de Teresa Gómez


ADEMÁS: Khaled Hosseini, súplica a la mar | Sherlock y toda su inmortalidad | El país donde florecen el limonero y el amor | Manuel Gutiérrez Aragón: cuarteto de bravas mujeres