25 de junio de 2015
25.06.2015
Anécdotas del rock

Diez bandas que cambiaron de cantante y la pifiaron

Queen, Iron Maiden o Celtas Cortos son algunas de los grupos que sobrevivieron a un cambio de cantante

25.06.2015 | 17:28
Queen actuando con Adam Lambert como cantante.

Son muchos los motivos por los que una banda cambia de cantante. Es relativamente habitual es que un cambio de vocalista conlleve la desafección de buena parte de la hinchada, que no está por la labor de escuchar sus canciones favoritas interpretadas por una voz distinta a la ya conocida.

En ocasiones el cambio es por agotamiento de los implicados, con un cantante que quiere seguir en solitario o unos músicos que ya no le quieren junto a ellos, por los motivos que sean (ay, los egos).

También hay casos en los que se imponen las razones de fuerza mayor, como por ejemplo un trágico fallecimiento, a pesar del cual los que se quedan en este mundo de vivos deciden probar fortuna con una cara nueva delante del micrófono, con resultados para todos los gustos.

Sea como fuere, a continuación repasamos una decena de bandas que cambiaron de cantante y... la pifiaron.

QUEEN

Es un caso paradigmático, pues a pesar de la muerte del carismático Freddie Mercury en 1992, ahí siguen el guitarrista Brian May y el baterista Roger Taylor dando conciertos por todo el mundo, de un tiempo a esta parte con Adam Lambert como cantante (en el pasado lo hicieron con Paul Rodgers, ex de Free y Bad Company). El bajista original del grupo, John Deacon, jamás quiso saber nada tras la muerte de Mercury. Como buena parte de los fans, aunque lo cierto es que estos Queen siguen tocando ante aforos considerables.

INXS

El carisma animal de Michael Hutchence se apagó con su dramática muerte el 22 de noviembre de 1997 en un hotel de Sydney. El resto del grupo no estaba por la labor de retirarse, de manera que continuaron con diversos cantantes entre los que estuvieron (durante más o menos tiempo) Terence Trent D'Arby, Suze DeMarchi, Jimmy Barnes, Jon Stevens, JD Fortune y Ciaran Gribbin. Lo dejaron oficialmente en noviembre de 2012.

MÖTLEY CRÜE

Lo que parecía una oportunidad de lujo para triunfar, casi le cuesta la vida a John Corabi, portentosa voz de los angelinos Mötley Crüe desde 1992 hasta 1997. Una época en la que el éxito esquivó salvajemente a una banda que había vendido millones de discos en los ochenta. Y es que reemplazar al rubito Vince Neil no es para nada una tarea sencilla. Tanto es así, que finalmente terminó regresando en 1997 y ahí sigue, cual hijo pródigo, liderando la gira de despedida del grupo.

IRON MAIDEN

Y bueno, si era difícil ser el nuevo en Mötley Crüe, en Iron Maiden podemos multiplicarlo por, no sé, mil. Así se explica lo que tuvo que padecer Blaze Bailey entre 1994 y 1999, cuando cantó con 'la doncella' en sustitución de Bruce Dickinson (quien a su vez reemplazó en 1982 al original Paul Di'Anno), recibiendo todo tipo de críticas y antipatías por parte de los parroquianos. La vuelta de Bruce lo puso todo en su sitio.

JUDAS PRIEST

Otro caso similar a los dos anteriores, con Tim Ripper Owens tratando de suplir al 'metal god' Rob Halford. Una etapa ahora olvidada por los fans, a pesar de que entre 1996 y 2003 la banda editó dos poderosos discos titulados 'Jugulator y Demolition'. Tras un tiempo dedicado a sus cosas, Halford regresó, la magia regresó y el metal recuperó la esencia de uno de sus nombres fundamentales.

THE DOORS

The Doors se acabaron el 3 de julio de 1971. No había otra opción al apagarse la divina aura del trascendental Jim Morrison. Pero, ay, en 2002 el teclista Ray Manzarek y el guitarrista Robby Krieger se reunieron para fundar The Doors of the 21st Century con el cantante Ian Astbury (The Cult) y el baterista Stewart Coppeland (The Police). El baterista original, John Densmore, demandó a sus excolegas, que cambiaron en 2006 su nombre por el de Riders on the Storm y siguieron dando guerra con varios proyectos hasta la muerte de Manzarek en 2013.

SKID ROW

Sebastian Bach pasa por ser uno de los cantantes más talentosos de la historia del rock, tanto por su torrente vocal como por su presencia escénica. Skid Row cimentó su fama y se alimentó de ello desde 1987 hasta 1996, cuando Sebastian emprendió su propio camino. El grupo perdió pegada con Johnny Solinger, quien cantó desde 1999 hasta este mismo año, cuando ha sido reemplazado por Tony Harnell. Y echando la vista atrás, la época dorada es la que es y eso lo sabemos todos.

GUN

La banda escocesa Gun cosechó gran éxito con sus tres primeros discos entre 1989 y 1994, comandados por el vocalista Mark Rankin (primo de Sharleen Spiteri de Texas). Con el cuarto, titulado 0141 632 6326 y lanzado en 1997, la cosa comenzó a flaquear, desembocando en una fulminante separación. Para pasmo del personal, el grupo regresó en 2008 con Toby Jepson como cantante. Tras una temporada así, fue el bajista original, Dante Gizzi, quien tomó en 2012 el puesto frente al micrófono. Acaban de editar un nuevo disco titulado Frantic. Renqueando siguen.

CELTAS CORTOS

El vocalista del grupo vallisoletano, Jesús Cifuentes, probó fortuna como solista entre 2002 y 2006. Cuatro años durante los cuales Antuán Muñoz se encargó de cantar unas canciones que en realidad solo podían ser cantadas por la voz original. Todos se dieron cuenta después de una temporada de reflexión y Celtas Cortos siguen actualmente comandados por 'El Cifu'.

PRESUNTOS IMPLICADOS

El trío valenciano triunfó a lo bestia desde que en 1989 editó el álbum Alma de Blues. Los noventa fueron años dulces para Presuntos Implicados, que se fueron apagando progresivamente hasta la marcha de la vocalista Sole Giménez en 2006. Los otros miembros, Nacho Maño y Juan Luis Giménez, ficharon a la eurovisiva Lydia pero ya nada fue nunca igual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad