16 de enero de 2016
16.01.2016
Teatro

'Los amores diversos': teatro de la literatura de la mano de Rocío Vidal

La actriz malagueña pone en escena sábado y domingo en el Teatro Echegaray la obra de Fernando J. López

16.01.2016 | 05:00

­La intérprete malagueña Rocío Vidal ha bajado a su tierra desde el Madrid donde reside y suele trabajar para estrenar una delicatessen que habla de letras y versos y de amor a la familia. Los amores diversos es un viaje emocional e introspectivo con la literatura como vehículo que verá la luz hoy y mañana en el Echegaray (20.00 y 19.00 horas respectivamente, entre 7 y 18 euros), en un fin de semana plagado de actividad en el 33 Festival de Teatro de Málaga: hoy se pone en escena en el Teatro Cervantes la Medea de Ana Belén y Vicente Molina Foix, una magna obra que cederá el testigo en esas mismas tablas al infantil La bella Blancanieves. El musical, en escena mañana por la mañana (12.00 horas, 12 euros precio único).

En Los amores diversos, Fernando J. López escribe un recorrido interior y muy emotivo a través de algunas de las voces más sobresalientes de la literatura del XIX y XX. Flaubert, Cernuda, Baudelaire, Byron, Salinas, Kavafis, Gloria Fuertes, Juan Ramón Jiménez y Gabriela Mistral aparecen en un texto que combina lírica y prosa en un personal código lingüístico que aborda la construcción de nuestra identidad a partir de los ecos literarios que la edifican. La malagueña Rocío Vidal es Ariadna, una mujer que no acaba de encontrarse en ese laberinto literario: la noche de la muerte de su padre entra en su despacho para buscar un texto que leer en su funeral y comienza un viaje iniciático con su progenitor y otros roles imaginarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LUIS GOYTISOLO La capacidad del autor para diseccionar el aquí y el ahora, con la sutilidad de quien no olvida de dónde viene, lo erigen en una especie de voyeur de todos los tiempos


La buhardilla de Danilo Kis | Taisia Kitaiskai: vidas para conjurar la magia de la literatura | Tono, el humorista invisible | Guillermo Busutil reseña 'La última vez que fue ayer', de Agustín Márquez