09 de febrero de 2017
09.02.2017
Cine

El ciclo de cine clásico regresa al Albéniz con ´Rebeca´

09.02.2017 | 05:00
Una escena de ´Rebeca´.

La Filmoteca Albéniz inicia un nuevo ciclo de cine clásico para los jueves de febrero, marzo y abril con una granb variedad de títulos de realizadores como Kazan, John Ford, Zinnemann o Preminger. Será el maestro del suspense, Alfred Hitchcock, el encargado de abrir hoy el nuevo programa con Rebeca (1940), cinta protagonizada por Laurence Olivier y Joan Fontaine que obtuvo once candidaturas a los Óscar, siendo galardonada como mejor película y mejor fotografía en blanco y negro.

El programa de febrero continuará con Los valientes andan solos, de David Miller, jueves 16, y El justiciero, de Elia Kazan (23).
En marzo se proyectarán Los viajes de Sullivan, de Preston Sturges (día 2); Caravana de paz, de John Ford (9) y La ronda, de Max Ophüls (30). Durante el mes de abril se podrá disfrutar de títulos como El factor humano, de Otto Preminger (día 6), Hermanas (Brian De Palma(13), Qué bello es vivir, de Frank Capra (20) y Solo ante el peligro, de Fred Zinnemann (27).

La Filmoteca Albéniz, que el Cine Albéniz organiza desde 2012, nació con el objetivo de difundir el cine clásico en su formato original. Un objetivo que ha obtenido hasta la fecha un significativo respaldo de público –con más de 15.000 espectadores– y ha conseguido despertar el interés con su programación de películas clásicas en versión original subtitulada y en formato de celuloide (35 milímetros) y DCP, de las que hasta ahora ha proyectado 126 títulos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad