18 de febrero de 2018
18.02.2018
Pintura

Picasso y Joaquín Torres-García, dos maestros bajo el mismo lienzo

Un equipo internacional de científicos e historiadores de arte descubre un paisaje que podría ser del artista hispano-uruguayo oculto en el cuadro La pobreza agazapada (1902) del malagueño

18.02.2018 | 05:00
Los estudios realizados al lienzo de Picasso «La pobreza agazapada» (1902).

La misereuse accroupi (La pobreza agazapada, 1902) que puede verse en la canadiense Galería de Arte de Ontario, no es solo una de las obras maestras del periodo azul de Picasso. Bajo el trabajo del malagueño se ha encontrado un paisaje que los investigadores señalan que podría pertenecer a Joaquín Torres-García.

Utilizando la espectrometría de fluorescencia de rayos X, los investigadores de la Universidad Northwestern/Instituto de Arte de Chicago y el Centro de Estudios Científicos en las Artes de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, descubrieron imágenes ocultas con conexiones a otras obras de Picasso, así como otra pintura paisajística, probablemente de Torres-García, cuyas formas utilizó Picasso para conformar algunas partes de su propia composición final.

Marc Walton, profesor de la Universidad de Northwestern, explicó que «la amistad que mantenían Picasso y Torres-García y el uso común en las técnicas de ambos creadores» les llevó a la conclusión de que el cuadro original es del artista hispano-uruguayo. Los expertos, basándose en los descubrimientos de 1992, observaron varios colores y trazos que nada tenían que ver con la obra del malagueño, lo que les llevó a descubrir que se trataba de un lienzo reutilizado.

El mismo equipo de investigadores han completado la primera gran investigación material y estudio de los bronces de Picasso mundialmente famosos del Museo de Picasso-París usando instrumentos portátiles y una sólida base de datos de «huellas dactilares» de aleación para analizar de forma no invasiva un grupo de 39 bronces (fundidas entre 1905 y 1959) y 11 esculturas de chapa pintada (de la década de 1960) en la colección del Museo Nacional Picasso-París.

Los investigadores pudieron rastrear cinco bronces fundidos en París durante la Segunda Guerra Mundial en la fundición de Emile Robecchi, un colaborador menos conocido de Picasso. También descubrieron que las composiciones de aleación de Robecchi variaron significativamente durante 1941 y 1942, probablemente reflejando las difíciles circunstancias de la ocupación nazi de París. En su estudio de las esculturas de chapa de hierro de Picasso, los científicos informan sobre el uso de la plata para los rasgos faciales en una obra inspirada por una de sus esposas.

La directora ejecutiva de Conservación y Ciencia Grainger en el Instituto de Arte de Chicago y codirectora de NU-ACCESS, Francesca Casadio, presentó los hallazgos en una conferencia de prensa en el marco de la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés), que se celebra en Austin, Texas, Estados Unidos.

«Nuestro proyecto destaca el valor de las herramientas científicas de vanguardia y las colaboraciones internacionales en el avance de los descubrimientos en el arte», dijo Casadio. «Fue emocionante asociarse con Virginie Perdrisot, conservadora del Museo Nacional Picasso de París, para desbloquear la composición material y los detalles técnicos del proceso creativo de Picasso. Ahora podemos comenzar a escribir un nuevo capítulo en la historia de este gigante prolífico del arte moderno», añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA El filósofo David Hume y Adam Smith mantuvieron, según lo define Rasmussen, la amistad más grande que se conoce entre dos filósofos


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Sentimentales', de Manuel Longares


ADEMÁS: El negocio de la guerra | ¿Quién era La espía de Franco? | Misterios con trenes, gimnasia y lechugas | Alfonso del Río: fotografía reveladora


Enlaces recomendados: Premios Cine