20 de febrero de 2018
20.02.2018
Cine

Cásting para la película inspirada por el Topo de Mijas

El equipo de 'La trinchera infinita' busca a un niño de entre 8 y 12 años para un papel en la cinta que protagonizarán Antonio de la Torre y Belén Cuesta

20.02.2018 | 13:45
El equipo de ´La trinchera infinita´ localizando

La Platea, el Centro Cultural y de Artes situado en Retamar-Capellanía, es el lugar elegido para la realización de un casting de actores y actrices, a petición del equipo de 'Handia' y 'Loreak', que prepara 'La trinchera infinita', un filme inspirado por el Topo de Mijas, el último alcalde republicano de la localidad, que se escondió en su casa durante 30 años para evitar las represalias del franquismo. La cita será este jueves 22 de febrero, de 18.30 a 20.00 horas, y es absolutamente imprescindible haber confirmado la asistencia a través del servicio de Whatsapp del teléfono 627661901.

En concreto, la empresa Moriarti Produkzioak, responsable del éxito cinematográfico que obtuvo 10 Premios Goya 2018 de entre 13 nominaciones, busca el perfil de un chico entre 8 y 12 años. 'La trinchera infinita' se va a rodar próximamente en la provincia de Málaga y que tendrá como protagonistas a Antonio de la Torre y Belén Cuesta. "Es importante que los niños aspirantes tengan desparpajo y nociones de teatro y cuenten con los correspondientes permisos paternos", se matiza en la convocatoria.

El equipo también busca adultos, hombres y mujeres, de entre 20 y 45 años, igualmente con conocimientos de teatro, para "otros proyectos generales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO Península publica 'Por compasión', conmovedora radiografía del sistema judicial y penitenciario norteamericano, de este abogado promotor de la Iniciativa por la Igualdad por Justicia
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Fantasmas de la ciudad', de Aitor Romero Ortega 


ADEMÁS: Amy Liptrot: las islas como salvación | Viaje en pareja al corazón de los suecos | Resistir para vivir: la guerra lejos del frente Díaz Cortez: Un descenso a la realidad