16 de septiembre de 2018
16.09.2018
Óbito

Muere el actor de ´Expediente X´ Peter Donat a los 90 años

También dio vida al abogado Questadt en la segunda entrega de la película 'El padrino'

16.09.2018 | 14:06
Peter Donat.

Peter Donat, quien interpretó al padre de la agente Fox Mulder en la serie Expediente X, murió el pasado lunes 10 de septiembre según ha comunicado su esposa a The New York Times. La causa del fallecimiento fue un empeoramiento de la diabetes que padecía el actor estadounidense.

Su trabajo más relevante llegó con la serie televisiva Expediente X, donde encarnó a William Murder, progenitor de la protagonista Fox Mulder. Otra de sus participaciones más importantes llegó de la mano del cineasta Francis Ford Coppola al dar vida al abogado Questadt en la segunda entrega de 'El padrino'.

Por aquella época, Coppola contempló la posibilidad de darle el papel de Tom Hagen, aunque finalmente recayó sobre Robert Duvall. Años más tarde repitió con el realizador para meterse en la piel de Otto Kerner en 'Tucker: Un hombre y su sueño (1980)'. También tuvo varias apariciones fugaces en las series F.B.I, Hawaii Five-0, Mannix, McMillan y esposa, Hill Street Blues y Murder She Wrote.

Donat nació en Kentville, Canadá, el 20 de enero de 1928 y a una edad temprana comenzó a sentir curiosidad por el mundo de la interpretación gracias a su tío y actor Robert Donat. Los inicios de Peter fueron en el teatro, para después conseguir algunos papeles en series hasta hacer su gran debut en Brodway en 1957 con The First Gentleman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Oscars 2019

Premios Oscar

Consulta los nominados y ganadores de los Oscar 2019 y sigue en directo la Gala y la alfombra roja de los premios de la Academia de Hollywood.

NOVELA La Fundación José Antonio de Castro publica la novela 'Historia del Huérfano', del agustino malagueño Martín de León, quien firmó con el seudónimo de Andrés de León


El turbio y negro aroma del comisario Polo | La mirada lúcida | Un viaje por los caminos del rock | Otros cuentos de Fernando Pessoa | No hay lugar que me reconforte