03 de diciembre de 2018
03.12.2018
Entrevista a Nach

"Entiendo que los chavales se identifiquen con el carpe diem de las letras del trap"

Referente indiscutible de la música en las dos últimas décadas, el rapero alicantino Nach lanza 'Almanauta', su nuevo trabajo, a golpe de rimas y versos con colaboraciones y estilos variados con Bunbury, Kase-O, Residente o Ele, entre otros

03.12.2018 | 05:00
Imagen promocional del rapero Nach.

Contra la realidad y el conformismo, contra lo establecido e inamovible. Nach presenta su nuevo disco, Almanauta, una de sus propuestas más variadas del soul al trap con vuelta a los orígenes del hip-hop, siempre en su lucha interna por la búsqueda del mejor estilo, de la mejor versión de sí mismo después de 20 años de éxito en su carrera. Rimas y versos desde la razón del corazón por y para el público.

¿Qué es Almanauta?
Almanauta soy yo y todo aquel que está dispuesto a abrir su alma con mi música. Almanauta es un navegante a través del infinito mar que se encuentra en algún lugar de nuestro cuerpo y mente, un lugar pequeño e infinito, eso siempre, que me ha llamado la atención y me ha parecido fascinante, como el título del disco. Y a mí me gustaría encontrar almanautas, gente dispuesta a escuchar, a viajar con ella, a no esconder la mirada en todo lo que sienten, en todo lo que soy y pasa por ahí, en una sociedad, en unos tiempos, donde a veces nos da miedo ver nuestra propia alma y ver qué nos dicen.

¿Qué novedad presenta el que es su noveno disco?
A nivel lírico he trabajado mucho con las letras. He evolucionado y mejorado a la hora de interpretarlas, de grabarlas, de hacer mucho trabajo previo para que pueda parecer más fácil. Y a nivel musical, es más dinámico, hay muchos estilos de música, desdel soul, toques de trap, hip-hop clásico de los 90... hay mucho abanico musical. También he trabajado en tiempos distintos, unos más lentos, otros más rápidos, y en esa variedad de tiempos intento sentirme más cómodo.

¿Se puede seguir mejorando en la música después de 20 años de éxito?
Yo quiero seguir trabajando, quiero seguir funcionando, quiero seguir buscando la mejor versión de mí mismo, quiero seguir disfrutando y esto no es un trabajo fácil, no lo tengo todo hecho. Lo único que vale aquí es trabajar, sacar lo mejor de uno mismo, con la mejor calidad posible de trabajos musicales, con colaboraciones y artistas que me entiendan. Y a partir de ahí, sigo siendo un inconformista que puede seguir haciéndolo mejor en mi obsesión, en mi lucha, con ellos, para seguir a más. Es un noveno disco, no era fácil, y creo que he mostrado un mundo que está lleno de emociones y riqueza musical. Va a ser un viaje bonito, y pido a la gente que abra su corazón y alma sin prejuicios.

Entre las colaboraciones en el disco se encuentra una esperadísima con Kase-O...
Sí, y la gente se pregunta porqué ahora y no hace años, y la respuesta es porque antes no era posible, no se podía. Era otro momento, era difícil, cada uno estaba con sus carreras... pero en estos últimos años nos hemos conocido más, más personalmente, y nos hemos entendido y así ha salido... Lo hemos hecho y lo hemos conseguido.

¿Y el fichaje de Bunbury?
A Bunbury lo conozco desde que era un chaval con Héroes del Silencio. Yo sé que a él le gusta el rap, y ya no recuerdo si fue por redes cuando le dije si quería salir conmigo en alguno de los temas. Me confesó que soy uno de sus artistas favoritos y, bueno, se involucró mucho con el disco. Era algo que me apetecía hacer ahora y que en otros disco no veía muy claro.

En Todo o nada canta: «Lo doy todo al cien por cien o me voy para no volver». ¿Preocupado por el qué dirán del nuevo álbum, le pesa la incertidumbre de un nuevo disco?
Siempre quieres gustar a la gente con lo que has hecho con la mejor intención, aunque siempre tienes una duda antes de sacar el disco. ¿Entenderán todo este vómito de intenciones? ¿Lo acogerán? Cada proyecto es un «todo o nada». O me puedo ir a pique, o me pueden dejar de escuchar... es la sensación extrema de que tienes que ir a muerte, o te puedes dar un batacazo. Es una responsabilidad que da vértigo, pero lo importante es seguir disfrutando. Así es más fácil y quiero divertirme en el camino, pero también quiero no cerrar mi talento. Es una responsabilidad conmigo mismo. ¿Lo he dado todo? Siempre se puede dar más o hasta qué punto o hasta dónde no llego. No quiero defraudar a nosotros mismos y a la gente. Es una cuestión que requiere energía mental, y hay gente que se lo toma con inconsciencia, y lo tiene todo el día encima. Pero yo no quiero que me paralice sino que me movilice.

En la calle suena más trap y menos rap. ¿Es así o, en realidad, se retroalimentan?
Sí hay un punto de retroalimentación, aunque el trap tiene su propia personalidad, tiene su propio tiempo. Es el pan que había años atrás con las nuevas generaciones, de un tiempo determinado de disfrutar de todo lo que puedas, que te da igual todo. Es un poco «me la suda». En ese sentido me parece bien, aunque yo no me identifico con algunas letras, quizás por la edad, quizás porque estas letras van hacia lo mismo... yo busco algo más, pero entiendo que los chavales se identifiquen con ese mensaje que aparece un poco como carpe diem. Y si engancha, por algo será. Hay mucha gente que está asqueada en un mundo de obligación, que explota, y se la suda todo, y es un poco así. La rama principal es el hip-hop y después hay muchas ramas, y está bien que no nos acomodemos, que no sea siempre lo mismo, porque hay gente que se va hacia otras ramas.

¿Qué le preocupa a Nach?
Me preocupa una sociedad más globalizada, cada vez más radicalizada en pensamientos xenófobos, de no respetar o no entender al otro. Y esto se ve en cosas como en las elecciones de Brasil. Se vota más a la extrema derecha, a sectores que han estado en el poder y han cometido errores. Estamos involucionando en el pensamiento. Somos una sociedad que avanza con miedos a cerrar puertas y abrir muros. Más conservadora y más cerrada. Y eso me preocupa.

El populismo electoral.
Cada vez tienen más adeptos en muchos países de Europa, y me parece triste, increíble... Es como la situación de los inmigrantes, de las minorías que hemos creado desde occidente cuando nos hemos aprovechado de los recursos de otra gente. Y se creen que la gente es tonta y no lo sabe pero... ¿qué consecuencias han podido tener todas estas acciones? Quizás las hemos creado nosotros también.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Globos de Oro 2019

Globos de Oro 2019

Conoce los nominados a los globos de Oro, las imágenes de la alfombra roja en directo y novedades de la gala

 

DIARIO En un magnífico y sencillo trabajo, Ediciones Encuentros publica 'Diario de Oración', de Flannery O'Connor, inédito en España, sin duda su libro más explícitamente católico


Joaquín Berges: fantasmas del Somme | Antonio Manuel: el nombre exacto de las cosas | Purificación García Díaz: Voces femeninas en segundo plano | Care Santos: reina en ruina | Luce D'eramo: memorias de una joven fascista