15 de diciembre de 2018
15.12.2018
Arte

Dionisio González analiza la mutación de las ciudades en el CAC

El asturiano inaugura Parresia y lugar, una muestra de su trabajo de los últimos diez años

15.12.2018 | 05:00
Dionisio González, en la inauguración. El asturiano ha recibido premios como la Beca Leonardo o el Premio Nacional de Grabado del Museo del Grabado Español Contemporáneo y su obra está presente en colecciones como las del Reina Sofía, el Museo de Fotografía Contemporánea de Chicago o el Nacional de Arte Contemporáneo de París.

El artista asturiano Dionisio González reflexiona sobre la transformación de la ciudad en la exposición Parresia y lugar, que se inauguró ayer en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga y que recoge casi un centenar de trabajos de los últimos diez años.

«La ciudad tiene un enorme condicionante de transformaciones y es imposible resumir la conversión de la antigua ciudad en la ciudad digital, porque la ciudad como la conocieron Aristóteles o Platón ha muerto», afirmó González en la presentación de la exposición.

El autor considera que, «cuando un término sirve para significarlo todo, termina no significando nada», y eso ocurre con el término ciudad «si sirve para representar una población de 10.000 habitantes en el Medio Oeste cuya única autoridad moral o cívica es el sheriff y también para una ciudad como Tokio, con cuarenta millones de habitantes y 250.000 personas en su gobierno». El denominador común de estas obras de González, en muchos casos fotografías tomadas in situ y luego modificadas de forma digital, son las «arquitecturas efímeras y expuestas a la demolición».

Ese riesgo de demolición se debe «bien a los desahucios, como los asentamientos irregulares de Sao Paulo, o bien a la naturaleza, como en Dauphin Island, que está expuesta a tornados permanentemente y donde hay una especie de arquitectura de la resignación, que los propios habitantes de la zona expresan como levantarse ante la adversidad».

Mientras, la arquitectura de Vietnam que fotografía representa «cómo cuando dos sociedades asimétricas se encuentran, la entre comillas sociedad superior termina homogeneizando los parajes que en cierto modo visita», y «están expuestas al declive por pura sobreexposición a la mirada, por pura presencia del turismo», señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook