03 de febrero de 2019
03.02.2019
Crítica

El espejo no engaña

Reseña de 'Espejismo', la obra que El Espejo Negro ha estrenado en el Festival de Teatro

03.02.2019 | 17:55

Título: 'Espejismo'
Compañía: El Espejo Negro
Autor y Dirección: Ángel Calvente
Intervienen: Ángel Calvente, Laín Calvente , José Vera
Lugar: Teatro Echegaray

La compañía El Espejo Negro ha estrenado en el Festival de Teatro su obra 'Espejismo' con toda la expectación que esta querida empresa teatral despierta entre sus muchos seguidores. Como era deseable no sólo no han decepcionado si no que podríamos decir que incluso se han superado. Y mira que parece increíble que con todo el derroche de ingenio que han ido demostrando durante tantos años, aún encuentren nuevos elementos e ideas creativas. Inagotable El Espejo Negro.

En este nuevo espectáculo se vive una especie de retorno a los inicios más canallas, pero obviamente con toda la sabiduría acumulada y los elementos técnicos adaptados al presente. El Espejo Negro nos habla en 'Espejismo' del reflejo del espejo. Esa imagen que, aunque a veces creamos que es distorsionada de lo que vemos en él porque no nos agrada, lo cierto es que es la auténtica. El espejo no engaña, somos nosotros los que no queremos creer lo que refleja.

Y lo que refleja es una España cañí que involuciona hacia sus peores imágenes. Nos expone, eso sí, con todo el sarcasmo, hacia ese retroceso biológico, político y cultural del presente. Uno viendo el espectáculo a veces se pregunta si no se irán a meter en un lío. Y es que con tanta censura como viene siendo habitual, ser hiriente podría convertirse en un problema. Pero lo cierto es que es el momento para ser valiente y decir las cosas como son.

Las escenas que nos presentan hace nada de tiempo nadie habría temido por ellas, y sin embargo ahora sí. Esa libertad ideológica amenazada en la libertad de expresión representada por una gran boñiga a la que acosa una mosca es la mejor fotografía del sentido de un espectáculo que en el fondo no quiere tener que ser reivindicativo, pero de necesidad lo es. Toda la alegría y el ritmo de una sucesión de escenas imparables en las que el espectador no deja de sentirse cómplice. De disfrutar de un sentido del humor en el que los títeres son la parte protagonista, pero en el que igualmente participan los intérpretes con especial simpatía.

Nada está desaprovechado y todo está medido a la perfección, porque el perfeccionismo es una de las señas de identidad de la compañía. Impresionante el resultado de un 'Espejismo' que tiene una dramaturgia muy definida en la diversidad y el ritmo, además de la espléndida puesta en escena, luminosa, trepidante y siempre sugerente. Momentos y personajes inolvidables que mejor no desvelar para que cada uno los disfrute.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook