22 de abril de 2019
22.04.2019
Entrevista

"En 'Golosinas' están las bases de mi identidad como cantante y compositor"

El cantante y compositor canario Pedor Guerra recupera el repertorio de 'Golosinas', su primer disco en solitario publicado en 1995, con '#Golosinas 2018', una edición especial con las colaboraciones de Juanes, Rozalén y los malagueños Pablo López y Vanesa Martín

22.04.2019 | 05:00
El cantante tinerfeño Pedro Guerra.

El 16 de mayo recordará su mítico álbum en el Teatro Cervantes

Reedita Golosinas, un disco que se publicó en 1995 y que fue su primer trabajo como Pedro Guerra. El álbum le retrata como un músico que llegó a Madrid con su guitarra y un puñado de canciones. ¿Por qué volver a Golosinas y qué tiene de especial este #Golosinas 2018?
Golosinas salió en febrero de 1995. Este febrero haría 23 años. Sin embargo, yo llegué a Madrid en octubre de 1993, y se acaban de cumplir 25 años. ¿Qué pasa? Qué Golosinas es un disco resultado de un proceso, de alguna manera, un proceso que empieza en el momento que pongo un pie en Madrid. Voy con mi guitarra y mis cintas de casete, yo era muy prolífico por aquella época, con un montón de canciones escritas, y voy para cantar en un café, en la calle Libertad y en el número 8, que se llama Libertad 8, y que en ese momento inició su andadura como local que programaba sobre todo cantautores, Javier Álvarez, Luis Pastor, yo, y que todavía hoy, 25 años después, es el templo de los cantautores. No hay ningún cantautor o cantautora que no haya pasado por el Libertad 8. No solo de España, sino los artistas de Latinoamérica, por ejemplo, que también pasan por allí. En esos casetes ya estaban canciones como Deseo, El marido de la peluquera, Hechos de gente..., una buena parte de Golosinas ya estaba allí. La otra parte la compuse en ese año y medio que estuve en el Libertad 8 cantando. Y es que cuando se grabó Golosinas, se hizo en directo. Fue con la intención de trasladar al disco el ambiente de lo que pasaba en Libertad 8. Por eso grabo un disco que fue muy atrevido para la época, porque era un disco en directo y en tres cuartas partes del disco estoy solo con una guitarra. Pero creo que es un disco para celebrar los 25 años de mi llegada a Madrid, y vuelvo sobre él porque creo que es un disco muy vigente. Lo oigo, y siento que esas canciones siguen teniendo sentido, porque quiero recordar esa época, la gente que la vivió conmigo y porque me gustaría que la gente joven tuviera acceso.

Entiendo que no hay nostalgia en la voluntad de recuperar este repertorio, y por lo que dice, las canciones de Golosinas han envejecido bien.
Creo que han envejecido bien. También es verdad que canciones como Contamíname o El marido de la peluquera no las he dejado de cantar en todos estos años, pero sí es verdad que Golosinas tenía 17 canciones, que son muchas, de las cuáles hay 10 o 12 que las voy a cantar ahora después de muchos años. Las otras tres o cuatro han formado siempre parte de mi repertorio.

Hablaba de acercar Golosinas a las nuevas generaciones. El disco tuvo un tema estrella que fue Contamíname antes de que se publicara gracias a Víctor Manuel y Ana Belén. ¿La suerte del álbum habría sido otra? ¿Ese éxito hizo que se eclipsara el resto del repertorio u ocurrió lo contrario?
Si Víctor Manuel y Ana Belén no hubieran grabado Contamíname la historia habría sido distinta. El disco hubiera sido el mismo, de hecho yo no compuse Contamíname para ellos. Yo la cantaba en Libertad 8 y ellos la grabaron. Eso fue un apoyo y un espaldarazo importante. Para mí era una carta de presentación. Llegaba a América por primera vez y me presentaban como el compositor de Contamíname, y con eso la gente te da más bola [risas]. Es indudable, y se lo agradezco profundamente. Es verdad que El marido de la peluquera o Deseo son canciones insignias de mi repertorio, y las gente me las pide tanto o más que Contamíname. Hay canciones del disco que han tenido un recorrido bastante largo.

El nuevo disco recupera el repertorio original implementado con varias colaboraciones.
El disco es el original de 1995 al que le hemos hecho una masterización para equiparar el sonido de aquella época con los medios actuales. La grabación está intacta, es la misma toma. ¿Qué es lo que hemos añadido? Pues cuatro versiones grabadas para este disco que son las colaboraciones de Rozalén [Las gafas de Lennon], Pablo López [Deseo], Juanes [Peter Pan] y Vanesa Martín [Contamíname], y se ha añadido un texto de Marwán, que es un cantautor de las nuevas generaciones, excelente poeta y escritor, y él me confesó que había aprendido y se había metido en esto con las canciones de Ismael Serrano y las mías. Él conoce Golosinas al dedillo, y le dije que era la persona indicada para hacer un texto que acompañara esta nueva versión.

¿Cómo influyó Golosinas su carrera si lo valora con la perspectiva de los años y el camino andado desde entonces?
Creo que a nivel personal uno se siente más seguro. Es verdad que cuando llegué a Madrid era verdaderamente tímido, cantaba en Libertad 8 mirando al suelo porque era incapaz de levantar la mirada y enfrentarme al público. Eso lo aprendí en Libertad 8, pero creo que las bases de mi identidad como compositor y cantante están en Golosinas. Además, en ese disco hay una influencia triangular que une Cuba, que por poner una cabeza visible pondríamos a Silvio Rodríguez y Pablo Milanés; Argentina, con Fito Páez, que en aquella época me estaba dando muy duro, pero también Mercedes Sosa y toda la música argentina; y Brasil, que estaba empezando a enamorarme mucho de Caetano Veloso. Pero en fin, digamos que son tres cabezas visibles más todas las músicas que yo podía añadir. Esto es Golosinas. Escuchas el disco 25 años después y lo primero que oyes es lo que conoces de mí, puedes notar una evolución, pero el artista está hecho, están sentadas las bases de lo que yo iba a ser años después. Es verdad que vinieron dos discos más tarde, hice Raíz (1998), donde vinieron todas las sonoridades canarias, incluso cosas del folclore, que también he recuperado en mi último disco, Arde Estocolmo (2018), también he recuperado cosas nuevas, pero la cimentación de mi música ya estaba en Golosinas.

No es la primera vez que un disco suyo celebra cumpleaños en Madrid. Ya lo hizo con 20 años. Libertad 8, donde acentuaba el papel del local como templo de la canción de autor. ¿Deudas de vida quizás con este espacio que le permitió voz y escenario?
Sí. Ahí fue donde se gestó todo. Libertad 8 es un sitio muy mágico, y a partir de ahí todo fue de otra manera. Una vez me llamó Joaquín Sabina y me dijo: «Ven a mi casa que te quiero presentar a un cantante que acaba de venir de Uruguay». Y en casa de Sabina nos conocimos Jorge Drexler y yo. Estaba cantando en Libertad 8 y le dije a Jorge: «Vente el martes, te invito y cantas una canción». Después él cantó solo. Unos años más tarde lo hizo Rosana, también Ismael Serrano y Rozalén, Marwán, Luis Ramiro..., todos tenemos una deuda con el local a la vez que también somos honestos y decimos que el local lo tiene con nosotros, es una cosa que hemos construido entre todos. Por supuesto que es nuestra casa. La presentación de este #Golosinas 2018 la hice en Libertad 8.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ENSAYO 'Los sueños de Einstein' de Alan Lightman es un libro que se lee como un compendio de las diversas posibilidades que las intuiciones del genio abrieron al imaginario no sólo de su disciplina y sino del trabajo poético, filosófico y artístico


Manuel Gago: buscar a la Santa Mariña | Oficio de mundos, por Guillermo Busutil | Alan Hollinghurst: El caso Sparsholt | Aleksandar Tisma: érase una vez en Voivodina | El mapa vital de Isabel Romero